El lector salvaje selecciona sus propio material de lectura

Siguiendo con el hábito Nº 2 del libro de Donalyn Miller, Reading in the Wild,  El lector salvaje selecciona sus propio material de lectura, hoy comentaré cómo podemos tomar consciencia de este hábito y facilitarlo en nuestros alumnos.
Este es Carlos,un niño de 1º de primaria que tuvo que ir a la Biblioteca durante todos los recreos y horas de almuerzo de diciembre 2015 y enero y parte de febrero 2016 ya que lo habían operado y no podía salir a correr al patio. Todos los días me pedía exactamente el mismo libro, El hombre del saco de Josep M. Jové y se podía quedar recreos enteros mirando las maravillosas ilustraciones de Tha. Un día en el que no pudo entrar a la Biblioteca de los pequeños,  pues estaba ocupada por otra actividad, lo dejamos entrar a la Biblioteca de los grandes, y se enamoró del libro Spiderman, la versión definitiva de Tom Deflaco. Pasó tres días compitiendo con un niño de 8º que también le gustaba leer el mismo libro, y que casualmente también se llamaba Carlos. Tiene un libro atrasado desde noviembre, pero se las ingenia para sacar libros sin permiso o conquistando el corazón de una de las bibliotecarias, eligiendo lo que él quiere leer.
En otra ocasión, sin embargo, me encontré con una madre y Roni, su hijo de 4º de primaria, buscando un libro para que el niño leyera. Me aproximé suavemente a él y le pregunté qué cosas le gustaba hacer. Me miró y se encogió de hombros. Ante mi insistencia, miró tímidamente a su madre y le dijo: mamá, ¿qué cosas me gustan a mi? Y la madre comenzó a enumerar un montón de cosas. Quedé impresionada de la incapacidad que tenía el niño de expresar sus propias preferencias, especialmente siendo un niño que estaba bastante familiarizado con la biblioteca.
En el capítulo 2 de su libro Reading in the Wild, D. Miller enfatiza la importancia de enseñarle a nuestros alumnos a aprender a elegir libros por su cuenta.  Al adquirir esta habilidad los alumnos
  • Se dan cuenta del valor de sus habilidades para tomar de decisiones
  • Desarrollan la capacidad de elegir literatura apropiada
  • Adquieren seguridad y confianza en ellos mismos al mismo tiempo que un sentimiento de propiedad
  • Mejoran sus niveles de lectura
  • Se animan a transformarse en lectores habituales de por vida (p.46)

Muchos niños tienen dificultad en elegir libros para leer porque no tienen el conocimiento previo sobre libros o autores y no saben cómo averiguar sobre los libros que les gustaría leer. Profesores y bibliotecarios podemos ayudar a estos niños, guiándolos a través de recomendaciones y otras animaciones de lectura, pero al final, niños como Roni, tienen que adquirir la confianza y habilidad para elegir con éxito sus propias lecturas tanto académicas como las placenteras, si queremos que sean lectores salvajes.  Pero ¿cómo?

Para mejorar la habilidad para elegir los propios libros según D. Miller hay que crear muchísimas experiencias positivas de lectura y frecuentes oportunidades de hojear, compartir y conversar sobre libros (p.47). Esto crea conversaciones comunes sobre lectura y libros que fortalecen la capacidad de los alumnos para elegir por su cuenta. Algunas de ellas son:

Lectura en voz alta

IMG_0330 (Small) (2)
The Pocketman

catinthehatSiendo yo una entusiasta de la lectura en voz alta con niños de todas las edades, no puedo enfatizar lo suficiente lo importante que es leerle a nuestros alumnos en voz alta, no solo a los pequeños, sino a toda edad. Tenemos la tendencia a creer que es algo que se hace solo con los niños entre los 3 y 6 años, edades en las que saben pescar un libro, pero no pueden leer de manera independiente. Cuando comento que le leía a mi hija Matilde cuando tenía 6 meses Cat in the Hat  de Dr. Seuss y se mataba de la risa, algunas personas me miran incrédulas o cuando les cuento que cuando cumplió 18 años fui a su clase y le seguí leyendo Dr. Seuss, además de una poesía de Neruda, siguen incrédulas o quizás admiradas de mi persistencia o falta de vergüenza.

Durante el mes de la poesía, hace algunos años incursioné en laIMG_0211 (Small)s clases de secundaria leyendo poesía en voz alta e invitando a los alumnos a leer conmigo. Iba disfrazada como un personaje que creamos en la Biblioteca llamado PocketMan que se vestía con un abrigo largo negro lleno de bolsillos donde llevaba libros. Las incursiones duraron hasta que en una de las clases, según la versión oficial, pues yo no me di cuenta del incidente, uno de los alumnos no se comportó del todo y me prohibieron continuar. Sin embargo, esto no ha disminuido mi entusiasmo sobre el beneficio de la lectura en voz alta y la necesidad de los cuentacuentos para grandes y chicos. Será porque mi papá me inició en ello desde muy chica.

Estos son algunos de los beneficios que señala Donalyn Miller de la lectura en voz alta (p.49-50):
catinthehat2

  • Crea una comunidad de lectores con experiencias compartidas que los conecta. Ríen y lloran juntos compartiendo las aventuras del personaje principal
  • Expone a los niños a libros, autores o géneros literarios que puede que no descubrirían por su cuenta
  • Da la posibilidad de introducir a los alumnos a géneros literarios que a menudo evitan como poesía, biografía o libros de información.
  • Apoya el desarrollo de buenos lectores
  • Refuerza la idea que leer es divertido
  • Y yo añado, desde un punto de vista puramente egoista, crea lazos entrañables con los propios alumnos

Crear emoción alrededor de un libro

Swan, Pickie Fun Park
Swan, Pickie Fun Park by Rossographer

Esta estrategia me recuerda la historia de una tía mía, quien a los veinte año estaba en un parque de diversiones con un grupo de amigas y la única atracción en donde no había una larga fila para entrar, era un juego de cisnes flotantes que giraban lentamente muy aburrido y con muy poca adrenalina . El grupo de amigas decidió subirse ya que no había nadie, y comenzaron a gritar como dementes, como si se estuvieran tirando por Formula Rossa, la montaña rusa más rápida del mundo. Al poco rato, la gente comenzó a mirarlas y rodear la atracción, hasta que finalmente se llenó y ya no estaban solas.

Ferrari World – Formula Rossa by Kathrin Mezger

Pues lo mismo se puede hacer con un libro. Promocionarlo con misterio, excitación o cierta emoción.

Donalyn Miller sugiere hacer una rifa para los libros que se leen o presentan en diferentes clases durante el día, ya que todos los niños quieren llevárselo y es injusto que solo los que asisten a primera hora, tengan la oportunidad de hacerlo. La rifa crea un interés añadido al libro, ya que salir elegido como el primero en leerlo, da cierto status y emoción.

Cuando se abandona un libro …

Es necesario que los alumnos tomen conciencia del por qué abandonan la lectura de un libro. Las conversaciones que se pueden crear en torno al por qué se ha abandonado un libro, pueden ser tan interesantes como las que se generan si el libro nos hubiera encantado . Los lectores salvajes abandonan libros de vez en cuando y el abandonar un libro solo presenta un problema cuando se transforma en una tendencia que impide a los alumnos a leer más libros. Según Miller,los niños que abandonan libros frecuentemente son aquellos que no han tenido muchas experiencias positivas de lectura, y no reconocen cómo funciona la narración, por ello es importante enseñarles cómo funciona el desarrollo de una trama y animarlos a persistir cuando la trama pierde momentum. Cuando los alumnos eligen sus propios libros, debemos valorar su elección lo más posible, es decir, aceptar que a veces no les haya gustado el libro y no lo hayan terminado,o bien, aceptar que quieran leer libros más difíciles o más fáciles que su nivel de lectura.

ReadingFormReflection
My Recent Reading Choices by Debbie Ohi

Reflexionar sobre las elecciones de libros. Cuando los estudiantes reflexionan sobre los libros que han leído y cómo los han seleccionado les ayuda a tomar consciencia de los métodos que utilizan para descubrir nuevos libros para leer. Donalyn Miller  utiliza con sus estudiantes un formato de “Mi reflexión sobre mi selección de libros” en el cual los alumnos deben responder a preguntas tales como ¿Cómo averiguas que libros te gustaría leer? Cuando ves o escuchas sobre un libro, ¿cómo decides si ese libro es el que te va a gustar leer o no? ¿Has abandonado alguna vez un libro? Por qué, o por qué no? ¿Tienes éxito al elegir tus propios libros? ¿Por qué si o por qué no? (pp.67-70) Un formato simplificado creado por Debbie Ohi (en inglés) se puede encontrar aquí.

Es importante ayudar al alumno a crear sus propios criterios para determinar si un libro cumple con sus objetivos personales o no.  La clave está en guiarlo a ser independiente. Los alumnos deben crear relaciones con compañeros de lectura y usar diversas fuentes escritas, online u orales para informarse de los libros que les gustaría leer. Fuera de los bibliotecarios o profesores del colegio los alumnos pueden explorar websites con recomendaciones como Goodreads, o Teenreads, recomendaciones de sus propios compañeros, librerías, bibliotecas públicas, padres, abuelos, clubes de lectura, etc.

Los estudiantes que eligen métodos poco criticos para elegir libros como popularidad, portada, cantidad de páginas, tamaño de la letra o cantidad de ilustraciones, necesitarán más ayuda y guía en aprender a hojear, y evaluar libros para encontrar el más adecuado. El que los alumnos mantengan un diario de lectura o pasaporte lector no solo es válido como una manera de chequear que están leyendo, sino ver cómo sus lecturas evolucionan o no a lo largo del año y cómo se desarrollan como lectores independientes. Si se les da una variedad para elegir, con expectativas altas de lectura variada y buen acceso a libros, la elección de los niños naturalmente aumenta en rigor, complejidad y géneros o autores antes no explorados. (Miller, p.78)

Advertisements

¿Está un libro de tu biblioteca R.A.N.C.I.O.?: Cuando llega el momento de deshacerse de libros en una biblioteca

Cómo-se-ordena-una-biblioteca-200x0-000038111240Me estoy leyendo el libro  Cómo se ordena una biblioteca compilado por Jorge Fondebrider (2014. Santiago: LOM) que me acaba de regalar un amigo, estudiante de historia. En él me he encontrado con un artículo de un compañero y ayudante de la universidad, que ahora es profesor establecido del Instituto de Historia de la UC en Santiago. Todos los artículos tratan más que nada del orden de las bibliotecas personales de cada uno de los contribuyentes de este libro, por lo que en muchos casos se cae en la acaparación y deseo de posesión compulsivo, y el expurgo ocurre cuando ya no hay espacio físico para sostener los diferentes libros. Es interesante ver el criterio que utiliza cada uno para organizar sus libros personales.

Sin embargo, en el caso de una biblioteca escolar o de aula, o de cualquier biblioteca que se precie de conocer a sus miembros ajenos a uno mismo, es necesario aplicar criterios que respeten y conozcan al lector, por lo que hay que ir más allá de los gustos personales, eliminando el afán por acaparar y así, aprender a desprenderse de libros que no ayudan a nuestros lectores a continuar leyendo.

Basándome en el acrónimo MUSTIE que representa los seis factores negativos que hacen que un libro sea candidato al expurgo y que son  mencionados en el manual de expurgo de Jeannette Larson, CREW: A Weeding Manual for Modern Libraries (2012, Texas State Library and Archives Commission), y las sugerencias entregadas por Donalyn Miller en su libro Reading in the Wild (pp. 85-86) he creado un acrónimo en español que puede servir para deshacerse de libros en las bibliotecas, especialmente las escolares: ¿Hay un libro R.A.N.C.I.O.?

Reemplazable
Ajado
Nimio
Caducado
Inexacto
Otra parte

IMG_0537R= Reemplazable. Son reemplazables los libros que salen anualmente como el libro de Guiness World records, los almanaques, libros de deportes o biografías de artistas que ya no están de moda. Libros que sugieren tecnología o páginas de internet que ya no existen, ediciones viejas con letra pequeña o cubierta poco atractiva que pueden adquirirse nuevas con una apariencia más moderna, o biografías de cantantes o deportistas efímeros que no han hecho precisamente historia y que IMG_0538se pueden reemplazar con nuevas caras, o renovar las antiguas que han trascendido o que van acorde con el curriculum escolar . Son también reemplazables aquellos libros de información que se pueden reemplazar por otros con una información muchísimo más atractiva y mejor.

A=Ajado . Libros (a no ser que estén descatalogados) con manchas, páginas rotas, lomos abiertos, páginas sueltas o pegadas y repegadas, desaniman a los lectores y hasta a veces se les falta el respeto al mostrar una apariencia tan desaliñada. Es como decirles, “tú no vales lo suficiente como para que adquiramos una copia nueva de tu libro favorito”. En algunos casos esto no quiere decir que haya que expurgarlos y olvidarse del asunto. Muchas veces, los libros ajados son síntoma de un libro muy requerido y que de tanto uso se han desgastado o destrozado. En estos casos hay que reemplazarlos por una nueva copia o edición. Hay otros, sin embargo, que cumplen con todos los requisitos de rancio y deben salir de la biblioteca.

IMG_0539

N= Nimio. A veces hay libros algo superfluos en nuestra bibliotecas que se han adquirido para un alumno en particular para entusiasmarlo en la lectura, pero que en definitiva no es de gusto general, no tienen un mérito literario  o valor de investigación. Las series muy extensas que muchas veces no superan el paso del tiempo, ocuparían todas nuestras estanterías si adquiriéramos todos los números, por lo que se pueden tener los tres a seis primeros libros de la serie, pero el resto dejarlo para la biblioteca pública, Papá Noel o Los Reyes Magos. O si realmente el interés aumenta,pensar en continuar la serie. Podemos también pensar en deshacernos de los libros que han estado de moda por programas de televisión o películas y que con los años su interés ha declinado. Cultura popular pasada de moda.Libros de interés efímero.IMG_0545

C= Caducado. El gusto de los lectores cambia. Libros que hace cinco o seis años interesaban a la juventud, hoy no interesan a tantos. Aunque no se deberían eliminar libros de calidad en buenas condiciones, se puede reducir las copias de éstos para dar espacio a títulos nuevos, más relevantes. La biblioteca debería reflejar la evolución o cambios en el curriculum  y los cambios en los gustos de los estudiantes.

I= InexactIMG_0548o. Es hora de deshacerse de libros que estén en las estanterías y contengan información inexacta o pasada de moda, como los 9 planetas del sistema solar o un atlas del mundo anterior a 1991. Cuando hay revisiones en el pensamiento o información nueva,  hay que poner especial atención, especialmente en temas de medicina, tecnología o viajes y decirle a estos libros “hasta la vista”.

O=  Otra parte. Libros que se pueden encontrar en otras partes como en unIMG_0546a biblioteca pública,  o universitaria, podemos abstenernos de tenerlos en la estantería escolar, como, por ejemplo, todos los libros de una colección sobre los grandes pensadores de la historia entregada con un periódico, o el listado completo de los libros con premio Planeta, SM o similar. Se pueden seleccionar los que sigan manteniendo el interés, y el resto donarlos a la Biblioteca Pública u otra entidad, donde pueden tener una mejor salida. Lo mismo ocurre con los clásicos de la literatura. Aquellos que están disponibles en formato digital en Archive.org o Proyecto Gutenberg, a lo mejor habría que expurgar físicamente,especialmente si no está en buenas condiciones.
Continue reading “¿Está un libro de tu biblioteca R.A.N.C.I.O.?: Cuando llega el momento de deshacerse de libros en una biblioteca”

La diosa de la juventud y los campos magnéticos

La diosa de lajuventud
La diosa de la Juventud

El martes de la semana pasada estaba en mi turno de tarde en la biblioteca de los alumnos de 1º a 4º de primaria y Rafa de 4º, uno de nuestros lectores frecuentes se sentó junto a mi y me dijo que estaba aburrido. Rafa acarrea consigo un libro en donde escribe y dibuja todo el día. Lo proteje contra todo extraño que quiera leerlo; una vez se puso lívido y sin respiración cuando se dio cuenta que unas niñitas lo estaban leyendo. Cuando le sugerí que si era tan importante y secreto su libro, mejor lo dejara en su casa, me dijo que no, pues escribía por lo menos 400 palabras diarias y lo necesitaba cerca de él. Rafa se pasa todo el día en la biblioteca durante los recreos y después de clases se queda hasta las 6:30 o 7 pm cuando su cuidadora, siempre a las prisas y media enojada, lo viene a buscar.

Pues ese martes me miró y dijo: Ya se me ocurrió algo. ¿la puedo dibujar? Yo asentí con una sonrisa, aunque para mis adentros pensé, qué horror, me va a dibujar como una viejita pelleja, y la verdad de mis días saldrá a la luz. Después de un rato en el que me miraba como Degas cuando dibujaba a sus bailarinas, me mostró su dibujo. Cuál no fue mi sorpresa cuando veo un dibujo de una mujer juvenil con trenzas rubias que no era nada más ni nada menos que la Diosa de la Juventud, con 40.000 años, capaz de hacer envejecer o rejuvenecer al resto de los mortales y cuyo trabajo era gobernar.

 

Cuando Rafa me preguntó qué podía ser él, si héroe o villano y que poderes podría tener, yo le dije que

Rafa y su cuaderno mágico
Rafa y los campos magnéticos

héroe de todas maneras y que su poder podría ser el de la verdad. Me miró escéptico, como pidiendo algo más real. ¿elasticidad? ¿fuego? Nada lo convencía. Finalmente me dijo, ¡ya la tengo! ¡Mi poder será el de los campos magnéticos! Ante mi pregunta de qué significaba eso más concretamente, me respondió que era el poder de crear una esfera alrededor de él, para protegerse de los demás y que nadie lo hiriera. Me quedé pensando si la biblioteca no sería sino que su genuino poder, de crear un campo magnético que lo acoge y donde sabe que nadie le va a hacer daño.