Conferences: fairy tales, thrillers or crime novels?

I am a slow thinker, and when everybody else is moving to the next page, I am still mulling on the first, and usually when I arrive home, is when I have the best comments of something that already happen. If I go for a run, or a bike ride, then, everything is clear and crisp. Being in Spain is giving me the advantage that I am 9 hours ahead of California, so I can feel that I am posting my second blog entry for the Reflective Writing Club on time #CCCWrite

I haven’t attended too many conferences because my position as a school librarian is difficult to fund by schools. Conferences are expensive, you don’t only have to pay the fees but also room and board during the days that the conference last, and ask for leave days which are a nightmare for administrators.

In the early 1990s,

I remember when I was a graduate history student at SUNY, Stony Brook. I attended a history conference in New York city. Paying the fee was very affordable as a Fulbright student. I was very excited. There were so many lecture options to attend, and they were so many books and papers given away, that at the end of each day, I could barely walk with all the weight I was carrying. I got overwhelm by the amount of information and possibilities. I couldn’t stand the fact that two sessions I was interested in, where given at the same time.  Soon enough I realized that almost all the presentations were very boring. Professor just sat in front of an audience, and read their papers out loud in a monotone voice. I couldn’t stand it. I figured out that the best way spending my time at the conference was by going to the rooms of the lectures I was interested in, and collect a print copy of the papers that they were giving away, and read them at home. I still have great memories of them. I learned that I can be more exciting that an old professor, and thankful that now papers and conferences can be posted and found online.

In the  mid 2000s,

This slideshow requires JavaScript.

As a  certified teacher-librarian in Oregon, I had a very supportive principal and attended three very exciting and engaging conferences in which I met authors such as Susan Patron (The higher power of lucky) (Making Waves, OASL 2007 Conference Seaside, OR),  or Frank McCourt (Angela’s ashes), John Green, Pete Hautman, and Palestinian-American poet Naomi Shihab Nye, at the joint OASL/WLMA 2008 Conference in Portland, Oregon, exactly 5 days after I ran the full Portland marathon with my sister-in-law;

MarcoTorresatworkor at the Instructional Technology Strategies Conference (ITSC) sponsored by OETC in February 2009, in Portland, Oregon where I heard keynote speaker Ken Robinson, and attended a workshop with high school history-film teacher, storyteller, and guru Marco Torres . Funny thing was that when this last conference was over, I was laid off by my school district due to the economic crisis, where school librarians and newbies like me were the first one in letting go.

All these experiences, I tried to transmit them in my daily routine, by joining committees in my school district, collaborating with other organizations in the community, helping teachers integrating technology in their classrooms, and exposing my students with new readings, authors and ideas.

In the 2010s,

Here in Spain I have to rely on my own capacity for attending conferences. The last two I attended where in October and November of last year. In both cases, I was able to attend just because I am taking a year of leave, so I have the time to go without fighting with the system for going, and also because they were affordable for my pocket. Actually, one was free and in the same area I live in (II Jornadas de formación para la promoción de la lectura y escritura, Sevilla), and the other one, only two hours away (XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucia in Huelva).

In the latter, I found the cheapest room in Airbnb that I could find, and talked to the public librarian from my town (who I knew was going), to catch a ride with her. Fortunately, I am not very picky with food, and my stomach gets full very rapidly. I just need to get a coffee in the morning, and then I  can survive anything.  I can mostly fill myself with the snacks they give you at conferences and keep going.

This slideshow requires JavaScript.

In both conferences I got really enthusiastic, and fired up. I have to confess though, that I am not very picky.  I appreciate any opportunity outside of the work routine, even if they are boring. I think they are a chance to get out, to think, to meet people, to establish contacts, and relationships. To hear other perspectives and ideas, and to learn to be more flexible.

The only thing I have found in every event I have attended as a long ranger is that I am an outsider. I would love to contribute and collaborate with people, but I am not sponsored by anybody or come with any group. The social part is also tough. It seems that everybody knows each other, and it’s difficult to break through. I try to find my own way by exploring other aspects of the whole experience.

I love to see other cities by discovering the daily life and atmosphere of the place. The best way for my budget (and also because I enjoy doing it that way)  is by walking, entering in little stores or local markets, buying food in supermarkets, talking to locals, trying to get out of the touristic section) or going to the touristic section undercover), and by taking public transportation (taxis are not allowed if it’s possible). I also enjoy taking photos, so any opportunity I have to travel due to a workshop or a conference, I take photos and post them in Instagram and Facebook, and also keep them in my files to help me illustrate later my own presentations. I also love to go for a run either early morning or in the evenings. It’s a great way to see a city when you don’t have too much free time outside of the conference, and also helps to get rid of all the stiffness caused by the amount of sitting time spent during them.

I remember one time I went for a three day IB training in Geneva, Switzerland. The hotel and site for the training was very far from downtown (at least 5 miles), with not very good transportation. The training was so intense, that we didn’t have time in the evenings. The only way I had to see the city was by running at 5:30 in the morning. It was dark, but still I got to see a little bit of a somber and quiet downtown. At least, I saw it. Part of going to conferences away from your home is learning from people and places.

I have thought that maybe I can attend a conference by giving a paper or a workshop but never have very clear what should I talk about, since I see so many wonderful professionals so knowledgeable and prepared. Last week,  I saw one call for papers at an international school librarian conference, and I decided to apply. I started thinking what are my skills and strengths as school librarian, and came up with a very fun workshop (I won’t give details, because it’s on review). Probably I won’t get picked, since I am not sponsored by any institution but by myself, and who will believe that I am good? Nobody but me. But I am not giving up. If I get to present, I will be so excited! It will be like being called to be cast as an extra for a Netflix series.

Conferences are mostly like a fairy tale, dreaming on attending one, sometimes being successful, sometimes not. If you are in, there are like a thriller, you get so pumped up! When your district sent you to this nice or expensive conference, and then doesn’t have time for you to share your experience, or doesn’t care less, is just like being in a dark crime novel.  I am hoping for more thrillers in the late 2010s and early 2020s.

Advertisements

Me llamo Primavera…

En mi última entrada del blog escribí de los tres objetos que teníamos que llevar al taller Memoria de mujer en 3 actos , al que estoy yendo desde el 19 de enero. El día que utilizamos los objetos los tuvimos que poner en algún lugar de la sala. La botella de agua de colonia de mi mamá terminó en un rincón igual que en mi casa, el aceite de oliva en una mesa que me evocaba una cocina, y el poncho en el medio del piso, estirado con un libro encima que alguien había llevado. Las demás integrantes del grupo pusieron sus objetos igual que yo, donde mejor les parecía que debían ir.

3289f2cb6eaedf4b5583d479797a93f7-boticelli-primavera-master-art

Acto seguido, nos pidieron que nos ubicáramos en el rincón que más nos representara, y yo me fui junto con otra compañera, donde estaban el poncho y el libro. Provistas de tijeras, lápices de colores, y papeles de diversas texturas, nos dijeron que le añadiéramos todos los elementos que quisiéramos para sentirnos a gusto. Terminé haciendo un tazón de cartulina para tomar café o té e incluso un cigarrillo para que mi compañera fumara tranquila. Esparcimos algunas flores hechas con papel crepé y nos tendimos y reímos mucho. Nos sentíamos en la campiña, disfrutando de una tarde de picnic, con nuestro libro preferido y el sol en nuestros hombros y cara. A la indicación de que pensáramos en un personaje que nos representara, se me vino al instante “La Primavera” de Boticelli, y como dicen en inglés, me quedé stuck con ese personaje al que tendría que hacerle honores a la sesión siguiente. Además nos dieron de tarea que pensáramos en una frase, o lema reindivicativo, que nos representara y que quisiéramos gritar en voz alta el último día del taller en el que íbamos a representar algo para el público. Ugh. Suspiro. Tener yo que soltar una frase reindivicativa a grito pelado siempre me ha incomodado. Por supuesto, cuando llegó la siguiente sesión, se me había olvidado la tarea.

La sesión comenzó con la lectura de un poema del libro “Mujer descalza junto al mar” de Antonio Castaño y comentario del mismo en partes. Se habían repartido trozos a cada integrante del grupo, quiénes los fueron leyendo por turno dando tiempo a comentar cada uno. Como yo llegué tarde, no me tocó ningún trozo lo que me desilusionó un poco, pues me encanta leer en voz alta. Eso hizo que no me concentrara mucho, además que no me gustó que el poema, que trataba de mujeres, hubiera sido escrito por un hombre, no por el hecho que no fuera un buen poema o pensar, como creen algunos que es el feminismo, que si proviene de un hombre es deleznable. Más bien porque parte del planteamiento del taller había sido el dar a conocer más a artistas mujeres y que una vez finalizado éste, íbamos a llevar en nuestras entrañas con nombres y apellidos, el aporte desconocido de la mujer en todo tipo de arte.

Por de pronto, intentando encontrar el poema exacto de Antonio Castaño en internet, me encontré con un blog llamado Poesía de Mujeres, en donde Ana Muela Sopeña, publica poesía escrita por mujeres de todo el mundo. La última entrada que vi, es del poema “Lejos” de Agnes Agboton de Benin.

Volviendo de mis disgresión, finalmente una de las lecturas del poema de Castaño me llevó a salirme de mi enfado o distracción y me trajo a la cabeza la famosa frase de Neruda que ha sido MI FRASE de lucha política toda mi vida “Podrán cortar las flores, pero no la primavera“.

Por lo que acto seguido, cuando nos indicaron que diéramos a conocer nuestra frase reinvindicativa, voilá, yo ya la tenía.

¡Podrán cortar las flores, pero no la primavera!

birth_of_venus_detail-alessandro_botticelli-circa_1485-1280x983_0

Finalmente, nos pidieron que recordáramos nuestro personaje de dos sesiones atrás, y que escribiéramos en primera persona quiénes éramos. Y como deben recordar, yo era la Primavera de Boticcelli, y si bien nos dieron la libertad de cambiar de personaje, al recordar mi frase reinvindicativa, supe que no podía abandonarlo, por mucho que yo supiera que la cruda realidad era que yo claramente nunca había sido ni sería la Primavera de Boticelli. Aunque debo reconocer aquí, que la que yo tenía en mi mente no era la Primavera sino el Nacimiento de Venus. En todo caso, ambas inalcanzables.

Y ahí estaba yo, con lápiz y papel de nuevo, intentando ponerme en los zapatos o pies descalzos de mi imaginaria Primavera. Y comencé a escribir “Me llamo Primavera,me pusieron así porque nací en marzo, tengo 20 años y tengo el pelo cobrizo, largo y muy rizado” y de repente ¡BOOM! se me vino la imagen de mi hija, y desde ese momento ya no pude parar. Mi hija se había apoderado de mi personaje. Mi útero incondicional me la había llevado hasta el centro de esa habitación desnuda y en menos de lo que canta un gallo escribí lo que me salió de allí y me emocionó. Fue curioso, pero a otra integrante del grupo le pasó lo mismo y su hija de 19 años se posesionó también de su papel.

He aquí mi Primavera:

Me llamo Primavera. Me pusieron así porque nací en marzo. Tengo 21 años. Tengo el pelo cobrizo, largo y muy rizado. Estudio y trabajo a la vez y me visto como me da la gana, aún cuando una profe del Instituto me haya dicho alguna vez: “Tú eres muy mona, pero te vistes pésimo”.

Me emocionan los detalles pequeños, la vida urbana entremezclada con la naturaleza y las grandes injusticias que conviven en nuestra sociedad como si no existieran. No me gusta que me vean llorar, pues siento que me van a mirar en menos, o no valorar mi capacidad de trabajo.

Soy alegre, fuerte, segura y el futuro me sonríe. Mi frase por siempre será la de Pablo Neruda: “Podrán cortar las flores, pero no la primavera“.

Quizás mi hija es para mi, como yo lo fui para mi mamá, y como lo fue mi mamá, para su hermana mayor, su suegra y su propia mamá, una nueva generación que pueda continuar nuestros logros, y reconstruya de nuestros fracasos, esperando que no caigan en las propias trampas que nosotras mismas le hemos tendido, sino que en las redes de amor y apoyo que hemos intentado torpemente darles para que lleguen a una nueva orilla, caminando de frente y orgullosas, sin odio o rencor, sino con energía revitalizadora, capaz de sanar hasta las heridas más profundas de nuestra sociedad.

mati a lo tuenti
Me llamo Primavera. Me pusieron así porque nací en marzo. Tengo 21 años. Tengo el pelo cobrizo, largo y muy rizado. Foto “a lo Tuenti” que le carga a mi hija Matilde: Pia Alliende
Mati
Estudio y trabajo a la vez y me visto como me da la gana, aún cuando una profe del Instituto me haya dicho alguna vez: “Tú eres muy mona, pero te vistes pésimo”. Foto: Antonio Morilla
MatiinUganda
Me emocionan los detalles pequeños, la vida urbana entremezclada con la naturaleza y las grandes injusticias que conviven en nuestra sociedad como si no existieran. Foto: Sonnie Hiles
mati lorar
No me gusta que me vean llorar, pues siento que me van a mirar en menos, o no valorar mi capacidad de trabajo. Foto: María José Larraín.
caminoymati
Soy alegre, fuerte, segura y el futuro me sonríe. Foto: Cinta Martin
Mati holding bike
Mi frase por siempre será la de Pablo Neruda: “Podrán cortar las flores, pero no la primavera”.

 

El lector salvaje selecciona sus propio material de lectura

Siguiendo con el hábito Nº 2 del libro de Donalyn Miller, Reading in the Wild,  El lector salvaje selecciona sus propio material de lectura, hoy comentaré cómo podemos tomar consciencia de este hábito y facilitarlo en nuestros alumnos.
Este es Carlos,un niño de 1º de primaria que tuvo que ir a la Biblioteca durante todos los recreos y horas de almuerzo de diciembre 2015 y enero y parte de febrero 2016 ya que lo habían operado y no podía salir a correr al patio. Todos los días me pedía exactamente el mismo libro, El hombre del saco de Josep M. Jové y se podía quedar recreos enteros mirando las maravillosas ilustraciones de Tha. Un día en el que no pudo entrar a la Biblioteca de los pequeños,  pues estaba ocupada por otra actividad, lo dejamos entrar a la Biblioteca de los grandes, y se enamoró del libro Spiderman, la versión definitiva de Tom Deflaco. Pasó tres días compitiendo con un niño de 8º que también le gustaba leer el mismo libro, y que casualmente también se llamaba Carlos. Tiene un libro atrasado desde noviembre, pero se las ingenia para sacar libros sin permiso o conquistando el corazón de una de las bibliotecarias, eligiendo lo que él quiere leer.
En otra ocasión, sin embargo, me encontré con una madre y Roni, su hijo de 4º de primaria, buscando un libro para que el niño leyera. Me aproximé suavemente a él y le pregunté qué cosas le gustaba hacer. Me miró y se encogió de hombros. Ante mi insistencia, miró tímidamente a su madre y le dijo: mamá, ¿qué cosas me gustan a mi? Y la madre comenzó a enumerar un montón de cosas. Quedé impresionada de la incapacidad que tenía el niño de expresar sus propias preferencias, especialmente siendo un niño que estaba bastante familiarizado con la biblioteca.
En el capítulo 2 de su libro Reading in the Wild, D. Miller enfatiza la importancia de enseñarle a nuestros alumnos a aprender a elegir libros por su cuenta.  Al adquirir esta habilidad los alumnos
  • Se dan cuenta del valor de sus habilidades para tomar de decisiones
  • Desarrollan la capacidad de elegir literatura apropiada
  • Adquieren seguridad y confianza en ellos mismos al mismo tiempo que un sentimiento de propiedad
  • Mejoran sus niveles de lectura
  • Se animan a transformarse en lectores habituales de por vida (p.46)

Muchos niños tienen dificultad en elegir libros para leer porque no tienen el conocimiento previo sobre libros o autores y no saben cómo averiguar sobre los libros que les gustaría leer. Profesores y bibliotecarios podemos ayudar a estos niños, guiándolos a través de recomendaciones y otras animaciones de lectura, pero al final, niños como Roni, tienen que adquirir la confianza y habilidad para elegir con éxito sus propias lecturas tanto académicas como las placenteras, si queremos que sean lectores salvajes.  Pero ¿cómo?

Para mejorar la habilidad para elegir los propios libros según D. Miller hay que crear muchísimas experiencias positivas de lectura y frecuentes oportunidades de hojear, compartir y conversar sobre libros (p.47). Esto crea conversaciones comunes sobre lectura y libros que fortalecen la capacidad de los alumnos para elegir por su cuenta. Algunas de ellas son:

Lectura en voz alta

IMG_0330 (Small) (2)
The Pocketman

catinthehatSiendo yo una entusiasta de la lectura en voz alta con niños de todas las edades, no puedo enfatizar lo suficiente lo importante que es leerle a nuestros alumnos en voz alta, no solo a los pequeños, sino a toda edad. Tenemos la tendencia a creer que es algo que se hace solo con los niños entre los 3 y 6 años, edades en las que saben pescar un libro, pero no pueden leer de manera independiente. Cuando comento que le leía a mi hija Matilde cuando tenía 6 meses Cat in the Hat  de Dr. Seuss y se mataba de la risa, algunas personas me miran incrédulas o cuando les cuento que cuando cumplió 18 años fui a su clase y le seguí leyendo Dr. Seuss, además de una poesía de Neruda, siguen incrédulas o quizás admiradas de mi persistencia o falta de vergüenza.

Durante el mes de la poesía, hace algunos años incursioné en laIMG_0211 (Small)s clases de secundaria leyendo poesía en voz alta e invitando a los alumnos a leer conmigo. Iba disfrazada como un personaje que creamos en la Biblioteca llamado PocketMan que se vestía con un abrigo largo negro lleno de bolsillos donde llevaba libros. Las incursiones duraron hasta que en una de las clases, según la versión oficial, pues yo no me di cuenta del incidente, uno de los alumnos no se comportó del todo y me prohibieron continuar. Sin embargo, esto no ha disminuido mi entusiasmo sobre el beneficio de la lectura en voz alta y la necesidad de los cuentacuentos para grandes y chicos. Será porque mi papá me inició en ello desde muy chica.

Estos son algunos de los beneficios que señala Donalyn Miller de la lectura en voz alta (p.49-50):
catinthehat2

  • Crea una comunidad de lectores con experiencias compartidas que los conecta. Ríen y lloran juntos compartiendo las aventuras del personaje principal
  • Expone a los niños a libros, autores o géneros literarios que puede que no descubrirían por su cuenta
  • Da la posibilidad de introducir a los alumnos a géneros literarios que a menudo evitan como poesía, biografía o libros de información.
  • Apoya el desarrollo de buenos lectores
  • Refuerza la idea que leer es divertido
  • Y yo añado, desde un punto de vista puramente egoista, crea lazos entrañables con los propios alumnos

Crear emoción alrededor de un libro

Swan, Pickie Fun Park
Swan, Pickie Fun Park by Rossographer

Esta estrategia me recuerda la historia de una tía mía, quien a los veinte año estaba en un parque de diversiones con un grupo de amigas y la única atracción en donde no había una larga fila para entrar, era un juego de cisnes flotantes que giraban lentamente muy aburrido y con muy poca adrenalina . El grupo de amigas decidió subirse ya que no había nadie, y comenzaron a gritar como dementes, como si se estuvieran tirando por Formula Rossa, la montaña rusa más rápida del mundo. Al poco rato, la gente comenzó a mirarlas y rodear la atracción, hasta que finalmente se llenó y ya no estaban solas.

Ferrari World – Formula Rossa by Kathrin Mezger

Pues lo mismo se puede hacer con un libro. Promocionarlo con misterio, excitación o cierta emoción.

Donalyn Miller sugiere hacer una rifa para los libros que se leen o presentan en diferentes clases durante el día, ya que todos los niños quieren llevárselo y es injusto que solo los que asisten a primera hora, tengan la oportunidad de hacerlo. La rifa crea un interés añadido al libro, ya que salir elegido como el primero en leerlo, da cierto status y emoción.

Cuando se abandona un libro …

Es necesario que los alumnos tomen conciencia del por qué abandonan la lectura de un libro. Las conversaciones que se pueden crear en torno al por qué se ha abandonado un libro, pueden ser tan interesantes como las que se generan si el libro nos hubiera encantado . Los lectores salvajes abandonan libros de vez en cuando y el abandonar un libro solo presenta un problema cuando se transforma en una tendencia que impide a los alumnos a leer más libros. Según Miller,los niños que abandonan libros frecuentemente son aquellos que no han tenido muchas experiencias positivas de lectura, y no reconocen cómo funciona la narración, por ello es importante enseñarles cómo funciona el desarrollo de una trama y animarlos a persistir cuando la trama pierde momentum. Cuando los alumnos eligen sus propios libros, debemos valorar su elección lo más posible, es decir, aceptar que a veces no les haya gustado el libro y no lo hayan terminado,o bien, aceptar que quieran leer libros más difíciles o más fáciles que su nivel de lectura.

ReadingFormReflection
My Recent Reading Choices by Debbie Ohi

Reflexionar sobre las elecciones de libros. Cuando los estudiantes reflexionan sobre los libros que han leído y cómo los han seleccionado les ayuda a tomar consciencia de los métodos que utilizan para descubrir nuevos libros para leer. Donalyn Miller  utiliza con sus estudiantes un formato de “Mi reflexión sobre mi selección de libros” en el cual los alumnos deben responder a preguntas tales como ¿Cómo averiguas que libros te gustaría leer? Cuando ves o escuchas sobre un libro, ¿cómo decides si ese libro es el que te va a gustar leer o no? ¿Has abandonado alguna vez un libro? Por qué, o por qué no? ¿Tienes éxito al elegir tus propios libros? ¿Por qué si o por qué no? (pp.67-70) Un formato simplificado creado por Debbie Ohi (en inglés) se puede encontrar aquí.

Es importante ayudar al alumno a crear sus propios criterios para determinar si un libro cumple con sus objetivos personales o no.  La clave está en guiarlo a ser independiente. Los alumnos deben crear relaciones con compañeros de lectura y usar diversas fuentes escritas, online u orales para informarse de los libros que les gustaría leer. Fuera de los bibliotecarios o profesores del colegio los alumnos pueden explorar websites con recomendaciones como Goodreads, o Teenreads, recomendaciones de sus propios compañeros, librerías, bibliotecas públicas, padres, abuelos, clubes de lectura, etc.

Los estudiantes que eligen métodos poco criticos para elegir libros como popularidad, portada, cantidad de páginas, tamaño de la letra o cantidad de ilustraciones, necesitarán más ayuda y guía en aprender a hojear, y evaluar libros para encontrar el más adecuado. El que los alumnos mantengan un diario de lectura o pasaporte lector no solo es válido como una manera de chequear que están leyendo, sino ver cómo sus lecturas evolucionan o no a lo largo del año y cómo se desarrollan como lectores independientes. Si se les da una variedad para elegir, con expectativas altas de lectura variada y buen acceso a libros, la elección de los niños naturalmente aumenta en rigor, complejidad y géneros o autores antes no explorados. (Miller, p.78)

Los lectores que leen como salvajes destinan tiempo para leer

reading in the wildDurante mis vacaciones de Navidad me he leído el libro de Donalyn Miller “Reading in the Wild: The Book Whisperer’s Keys to Cultivating Lifelong Reading Habits” (Jossey-Bass, 2014) que me ha inspirado para adoptar algunas de sus ideas en mi trabajo habitual de bibliotecaria escolar en un colegio IB, así como guiar de manera más consciente mis propias lecturas.

Mi traducción del título sería “Leyendo como salvaje” ya que el libro de D.Miller gira en torno a los cinco hábitos y actitudes que tienen los lectores que incorporan la lectura como un acto de vida. En Chile existe una expresión de hacer algo como salvaje, que indica que se hace de manera desmesurada, de allí mi traducción a leer como salvaje que creo se acerca más que a la traducción literal de Leyendo en la naturaleza o algo parecido.

Miller da ideas de cómo promover estos hábitos y actitudes en la sala de clases basándose en su propia experiencia como profesora de lectura y escritura.

 La autora identifica que los lectores salvajes

  1. Dedican tiempo a leer
  2. Seleccionan por sí mismos sus propios materiales de lectura
  3. Comparten libros y lecturas con otros lectores
  4. Tienen planes de lectura
  5. Muestran preferencias por ciertos géneros literarios, escritores y temas.

 Hoy comentaré el primer hábito.

Los lectores salvajes dedican tiempo a leer. El lector ávido encuentra cualquier excusa para leer y aprovecha momentos que podrían ser perdidos, para poder leer: la cola en el banco, esperando en la consulta del médico o dentista, escuchando libros en el auto mientras conduce al trabajo, en el bus, tren o avión, mientras espera a uno de sus hijos a las puertas del colegio o la práctica de algún deporte, antes de que empiece una película en el cine. Siempre pone en su bolso un libro, por si las moscas, trata que esos minutos muertos no lo pillen desprevenido. ¿Cuántas veces casi me han atropellado por ir caminando embebida en un libro? Últimamente, sin embargo, me he pillado más preocupada de llevar mi teléfono que un libro,y matar esos minutos perdidos revisando emails, o tonteando con el Whatsapp o Facebook. Encontrar tiempo para leer requiere de un compromiso. Si no lo hacemos una prioridad, es fácil no hacerlo. Siempre hay otras cosas más importantes que hacer o que compiten con la lectura: los niños, la falta de sueño, cocinar, lavar la ropa, el trabajo, las redes sociales. Creo que debo volver a mis hábitos antiguos y dejar el teléfono escondido en lo más recóndito de mi mochila o bolsillo.

 En el caso de los niños, pareciera que sucede lo mismo. Si en el colegio no se les da un tiempo para leer lo que les de la gana todos los días, no leerían nunca, haciendo las probabilidades que lleguen a adultos como lectores salvajes casi nulas. Esto hace que sea importante enseñarle a los alumnos a desarrollar la habilidad de encontrar por sí mismos tiempo para leer y para ello hay que conversar con ellos para que tomen consciencia de las infinitas oportunidades de tiempo muerto que podrían dedicarlo a leer, y que no se vean limitados a los 30 minutos de corrido antes de irse a acostar que a veces les exige el profesor.

 Hablar con ellos sobre los minutos que se pueden robar para la lectura, sobre los libros que se han leído de un sentón y reflexionar qué fue lo que les gustó de ellos y proveerles con lecturas que los motiven y enganchen ayuda a los estudiantes a tomar consciencia de sus hábitos de lectura. Donalyn Miller enfatiza que con solo proveer con un lugar y tiempo para leer a los alumnos no es suficiente para que los alumnos sepan encontrar momentos para leer fuera del colegio, o determinar qué condiciones de lectura son sus preferidas  (p.18).  De allí que en su clase cada alumno realiza generalmente en el 2º trimestre, un “itinerario de lectura”, en donde por una semana, anota cada lugar en donde leyó y por cuánto tiempo. Esta actividad ayuda a los alumnos a tomar consciencia de sus propios hábitos de lectura o falta de ellos y a reflexionar sobre qué obstáculos les impide leer. Como dijera John Dewey en “How we think”, no aprendemos de la experiencia…aprendemos al reflexionar sobre la experiencia (Miller,18).

 En mi colegio, las clases de 1º a 4º de primaria vienen una o dos veces por semana a la biblioteca, ya sea para leer de manera independiente o leer en grupo. Cuando los profes quieren que los alumnos dediquen el tiempo a la lectura silenciosa, siempre hay un par de niños que nunca se quedan quietos y por lo mismo no están leyendo, o bien, simulan estar leyendo. ¿Cómo ayudarlos? Generalmente estos niños son los que nunca han tenido demasiado éxito con la lectura e incluso se sienten orgullosos de decir que a ellos la lectura no se les da bien. En colegios competitivos donde se dan lecturas obligatorias, los padres exigen a los niños cosas que ellos no pueden cumplir, o donde los pasaportes de lector o sus variantes son más bien un impedimento que un aliciente, llevan a los niños aún más lejos de encontrar placer en la lectura. La mayoría de las veces, son niños inseguros, carentes de autoestima académica.

 Al leer a Donalyn Miller, me di cuenta que muchas de las estrategias que ella sugiere yo ya las estaba aplicando, pero que quizás las deba hacer más conscientes, e incluso llevar un registro de ellas, de manera personalizada para cada niño.

Primero hay que observar y anotar las conductas de los niños por varios días, para evitar generalizaciones. Todos tenemos días en los cuales no tenemos ganas de leer o estamos más distraídos.

 Luego hay que confrontar a estos estudiantes de manera delicada y con cariño. Ver si ese darse vueltas por la biblioteca, o deseos repentinos de ir al baño o de ayudar, es debido a una conducta relacionada a una mala elección de libro o a una conducta de no leer habitual. Para la primera, se necesita conversar con el niño y sugerirle alternativas más accesibles a su nivel de lectura o intereses. Si leer en general es difícil para estos niños, habría que conversar con ellos para encontrar las causas. A veces no hace falta más que cambiarlos de lugar. (Miller, 29)

 Una vez que se han identificado libros accesibles y que los entusiasme, es importante establecer metas de lecturas realistas y celebrar los pequeños logros ya que los estudiantes que declaran que leer es aburrido, en la mayoría de los casos es porque no han tenido experiencias positivas de lectura, quedándose con la frustración de no finalizar un libro o sentirse conectado con lo que leen (Miller, 30).

 Una estrategia que utiliza D. Miller para iniciar a sus alumnos en la lectura es la del “Estado de la clase” (en relación a la lectura) sacada del libro “The Reading Zone” (2007) de Nancie Atwell. A fines de la primera semana del año escolar, o después de un fin de semana largo o vacaciones de invierno, Miller le pide a sus alumnos durante algunos días que anoten el libro que están leyendo, la página que van a comenzar ese día y una frase (que no delate detalles que podrían arruinar la lectura de otros) que describa que está pasando en el libro. Luego le pide a cada alumno que lea su “estado” en voz alta. Esta estrategia ayuda a los alumnos a practicar el comentar sobre un libro de manera concisa y en un ambiente de poco riesgo. Se refuerza el mensaje que todos deberían estar leyendo y que cada lector tiene un mensaje que compartir. Los estudiantes escuchan sobre los libros que están leyendo sus compañeros y que potencialmente podrían leer ellos y los estudiantes que son más lentos en comenzar a leer, se dan cuenta rápidamente que tienen que compartir con los demás lo que están leyendo (o no), lo que los ayuda a ponerse las pilas (Miller, 36).

 En resumen,el mostrarle a los alumnos cómo  incorporar en su rutina diaria la lectura los enriela en el camino a leer como salvajes y les da la práctica que necesitan para internalizar los otros hábitos.

 If you have never said “Excuse me” to a parking meter or bashed your shins on a fireplug, you are probably wasting too much valuable reading time. / Si ¨nunca le has dicho “Disculpe” a un parquímetro o te has pegado en la pantorrilla con un grifo, estás probablemente perdiendo demasiado tiempo de valiosa lectura.
—  Sherri Chasin Calvo