Day 16. Birthday Twins #sol19 #solsc

slice-of-life_individualMarch 16th:

One was born almost in Spring, the other at the doorways of Autumn.

One was the awaited first child, the other the second of eleven siblings.

Both married.

One has seven children, the other three.

One lost her husband when she was 46, the other husband is still alive.

One lives in the North, one used to live in the South (according to Mercator)

One worked as a nurse, the other one volunteered at hospitals.

One didn’t meet me until I was 30, but since then she has always sent me handwritten birthdays cards.

The other gave me birthday presents every year, always telling me that they were just una tonterita while I  thought that they were awesome. It made me feel bad since I seldom give her something for her birthday.

Both sweet, strong and weak, firm and insecure hard workers.

Submissive on the surface, ferocious as lioness on the core. Aren’t we all like that?

One was born on a Wednesday, the other one on a Friday.

One was born the year of the Tiger, the other of the Dragon

One was born in a year were February had 28 days, the other on a leap year

One is turning 81, the other would have been 91.

29,585 days old, the other 33,237.

Ten years apart, living in so different worlds but somewhat similar.

I couldn’t find anyone famous born March 16, 1938. The other one was born the same day as Wakanohana Kanji I, Japanese sumo wrestler, the 45th Yokozuna.

One is my husband’s mom, the other my father’s oldest sister.

Happy birthday to my mother-in-law on Earth and my godmother on Heaven!

Advertisements

Day 9. A day of reflection… #sol19 #solsc

slice-of-life_individualMarch 9th:

Yesterday was one big chunk of a slice of life and I have the privileged to share it with thousands of people that went worldwide to the streets to support women. I got so much energy and excitement on the streets that I don´t know how to convey them in words. I feel that maybe pictures might transmit my feelings better. However, we produced so many photos with our phones that the saying One image is worth more than thousand words might not be true either. We have arrive to the point that we don’t have time to select the best of the crop.

Here are some of the emotions and feelings that started to appear in my body and mind before, during and after the march yesterday:

Anxious when I couldn’t find at home one of the three books I wanted to return to the library after the march. Only a librarian is kooky enough to wanting to do that at 11 pm.

Free when  I was biking down the hill and I got the air and sun on my skin.

Amazed to see so many people when I arrived at Seville.

Appalled to see on signs simulating tombstones the names of so many women who have died due to gender violence.

Humoured to have found my friend Jorge and his wife Ángeles and their friend Pilar at the march.

Sad that my husband didn’t want to come with me (I know I have to give him time).

Comforted by the energy around me.

Wondering what would happened if we didn’t have a camera on our phones.

Energized with the drummers and their drums

Optimistic to see so many young people of all walk of lives and genders embracing each other.

Smiling at the sign of Little Red Riding Hood.

Thankful to be in the middle of it.

Stunned that we still need to march.

Hungry after four hours of marching.

Prepared when I sat down in the middle of Plaza Nueva to eat two oranges and drink some tea I brought in my backpack.

Dismayed when I realized it was 11 pm. and I still needed to go to the public library to return the books.

Cracked up when I saw the sign The women strike back since in Spanish we seldom can’t mention a noun without an article.

Tempted of going home and forget about being responsible.

Determined not to get tempted.

Happy I got rid of the one day overdue books.

Sweaty biking uphill back home.

Uneasy with the quietness of the night.

Relieved of being able to listen to an audio book while biking home that distracted me of fears.

Marveled by the life of Sonia Sotomayor in her My beloved world that gave me strenght to keep pedaling.

Pleased to see the tree in Castilleja de Guzman that tells me that I am almost home.

Proud of been gifted with that day.

Combative with my husband for not have accompanied me.

Unfair for not wanting to listening.

Understanding when I hear his reasoning.

Unrepentant of all that happened.

Reconciled with my past, my present and my future.

Happy to go to bed.

 

The tree (Small)
Pleased to see the tree in Castilleja de Guzman that tells me that I am almost home

Day 8. Today is not about resisting or celebrating… #SOL19 #SOLSC

slice-of-life_individualMarch 8th:

Today is not about resisting or celebrating. It’s about achieving, and getting our words out, and never, ever give up.

Since we were little, they told us to keep our inside voices, to be “feminine”, and not to raise our voices too much. I think it´s time to change that. We can do it politely, with care but do it. Your voice counts, your voice is valuable. “Your silence gives consent.”

Today I am marching for all the women that came before me and all the ones that are going to walk after me. I want them all free, alive, treated with respect and equity.

I am marching for my mom. I wished I understood earlier that many of her flaws were a way of hiding some of my dad´s. I wish she were here today, and we could march and talk about what means to be a woman. It took me too long to accept that I was one.

I am marching for my aunts Blanca, Marisi, Tere, Anamara, Cecilia, Ángela, Chabela, Lucy, Mabel, Elenita, Beatriz, Carmen and Uchi.

I am marching for all my women cousins that are too many to mention or count. For sure I will forget one.

I am marching for mi abuelita Käty and mi abuela Matilde, and my own daughter (who has the same name as my mom´s mom) and all her women friends who are somehow also part of me.

I am marching for all my women friends around the world, especially the one that I left behind in Chile and the US, and the ones that keep me going here in Spain.

I am marching for all my nieces: Chelsea, Francisca, Jenna, Claudia, Shelby, Sofi, Morgan, Luzma, Madison, Maca, Aubri, Nena, Kathryn, Georgia and Milena.

I am marching for my sister Isa, and my sisters-in law Laura, Vivi, MaryAnn, Alejandra, Marji, Colleen, Mariana, Quinn, and Wendy.

I am marching for my mother-in-law who raised seven children (one of them very stubborn hahaha) on a ranch when things were not easy and she was widowed at 46.

I am marching for all men who still think supporting women´s rights is against their masculinity and own rights. I hope they realize that We Should All Be Feminists.

I am marching for all the men who believe in us and march along with us.

I am marching in memory of my cousin Trini,  who was a strong, faithful, loyal, funny and resilient woman.  She was my best and closest friend in high school and college. We were so close that people thought that we were twins, and we were so proud of that. We fell in love with the same things, careers, and similar boys. We both were heart and hard headed women, and enjoy to laugh about ourselves. Trini raised six amazing human beings, and inspired thousands with the Montessori school Ciudadela in Santiago, Chile that she started in 1996, when she was pregnant of her fifth child, her daughter Ángela.

I am marching for her, and her daughters Mapi, Cata and Ángela that I bet they would have loved to march with Trini today. I am marching with Trini in my heart and in my skin because I am wearing a t-shirt that belonged to her. She was running too fast that left us all behind too soon.

Whom are you marching for?

#8M #IWD2019 #bewareoffastwomen #teextrañoprimadelalma

Trini and I
Trini and I, mellizas forever
beware-of-fast-women.jpg
I am marching today wearing a T-shirt that belonged to my cousin Trini. #bewareoffastwomen

22738563

Mati and I
Because I miss my daughter today and always
IMG_7431 (Medium)
“Quien calla otorga” – “Your silence gives consent.”

Las cosas que perdemos

Hace cinco días he perdido mis gafas para nadar en alguna parte de mi pueblo. A las nueve de la mañana fui a nadar a la piscina del polideportivo. Había ido en bici, por lo que llevaba las gafas colgando de una mano. Al salir de la piscina me fui a tomar desayuno a un bar y se alargó tanto la conversación que tuve que irme directamente a una cita de rutina que tenía al doctor con el bañador mojado y las mismas gafas junto con la toalla colgando al cuello. Al volver a mi casa, me di cuenta que ya no las tenía. Me dio mucha pena, pues eran unas gafas que me había comprado en un outlet en EEUU por 12 dólares y que al fin me quedaban bien, es decir, que no tenía que parar en cada brasada porque me entraba agua a los ojos. Debo confesar que nunca había gastado tanto en unas gafas, pues mientras mis hijos y mi marido siempre se compraban lo mejorcito, yo me contentaba con las gafas que ellos desechaban y bueno, siempre resultaban un poco mierdecillas. Por lo mismo, me sentía orgullosa de finalmente haber dedicado parte del presupuesto familiar a la compra egoista de unas gafas para mi. Además tenían un plus, el diseño del marco tenía la bandera de EEUU, cosa que me hacía sentir parte del equipo de natación estadounidense de los juegos olímpicos y estar nadando a la altura de Michel Phelps. o Katie Ledecky .

LGSPLUSA-642_4
Ahora que veo en TYR Sports que el precio de esta joyita es casi de US$30, más rabia me da

Repasé todas mis vueltas en bicicleta desde las nueve de la mañana, pregunté en el bar donde desayuné, y en el ambulatorio y dejé encargado en la piscina a los monitores que si veían a un seudo Michel Phelps por las inmediaciones, lo interrogaran. En fin, en el bar me miraron con cara de que estaban escondiendo las gafas debajo del mesón, en el ambulatorio el doctor que me atendió me dijo que el ponía en venta todo lo que dejaban sus pacientes en su consulta y los monitores, cuando les dije cómo eran las gafas, me dijeron que si eran “chulas”, me olvidara de ellas.

Volví a la casa muy desalentada. Cuando estaba abriendo la puerta de entrada se me vino a la cabeza el pensamiento recurrente que tengo cada vez que pierdo algo, que es un vivo deseo que me gustaría que se me cumpliera cuando me muera. Una vez se lo comenté a mi familia y consideraron que yo le pedía muy poco a la muerte. Pero no sé por qué, a mi me gustaría, en el momento de mi muerte, que me pasaran una película no de mi vida, ni de lo que hice o dejé de hacer, sino más bien de dónde fueron a parar todas las cosas que se me han perdido o, para asumir mi responsabilidad, que he perdido y que recuerdo vívidamente su pérdida.

¿Dónde fueron a parar los múltiples aritos que he perdido y han hecho que en los últimos cinco años haya decidido ponerme aros diferentes en cada oreja y que la gente me mire  y me diga, perdona, se te ha perdido un aro? ¿O que la ayudante del laboratorio de ciencias del cole donde trabajaba, cuando le dije que me gustaba usar aritos diferentes, me dijera que era muy rara? Esta última observación francamente me hizo pensar en lo aburrida que debía ser la vida de esta persona, si me encontraba rara por esta nimiedad cuando en la calle circula gente con unos tatuajes enormes, aretes gigantes en los labios, la lengua, los pezones y la nariz y vestimenta muchísimo más estrafalaria que la mía.

Una de mis cuñadas muy queridas siempre me ha regalado aritos de gran artesanía y de lugares donde ella ha vivido. Uno de estos pares fueron unos aritos de la República Checa. Era julio del 2009 e íbamos a San Francisco al consulado español, para conseguir nuestras visas para mudarnos a España. A mi se me perdió uno de los aros checos en nuestro coche, un Nissan Pathfinder rojo, durante este trajecto. Sé que fue adentro del coche durante el viaje, quizás en una de las paradas a repostar o comprarnos un balde de coca-cola o café para seguir conduciendo. No hubo caso que revisáramos los asientos y el suelo mil y una vez; el aro nunca fue encontrado. En recuerdo de esta pérdida que me recordaba tanto a mi cuñada, nunca me saqué a su pareja de la oreja, hasta hace unos meses, en que no sé dónde ni cómo lo he perdido. Cuando mi cuñada supo que ya no tenía uno de los aros, me regaló otro par, también muy bonito, de una piedra y técnica peculiar de Georgia, el país donde estaba viviendo el 2011 y dónde habíamos ido a pasar la Navidad. Uno de esos aros lo perdí al año siguiente, en la habitación en la que alojábamos en la casa de mi otra cuñada cerca de Seattle. Recuerdo que también pusimos todo patas arriba, desarmamos la cama y buscamos en la alfombra sin éxito. Decidí decirle a mi cuñada que desistiera de regalarme aros, pues era un caso perdido.

Arito
Sacarse un selfie de un aro es muy difícil

El año pasado, otra de mis cuñadas que es profesora de arte y muy artista, al oir estas historias y saber que yo siempre llevaba aros desparejados, me regaló uno suelto hecho por ella y que nunca había tenido pareja, por lo que a las dos nos pareció la combinación perfecta. Ahora lo llevo puesto. Ya llevo un año sin sacármelo ni perderlo, pues ese es el truco y la condición: solo puedo usar aritos que no necesite cambiarme ni sacarme nunca, ni siquiera en la ducha, la piscina o en la práctica de algún deporte. Creo que solamente me he sacado los aros cuando he presentado una obra de teatro o me lo ha pedido mi propia instructora de teatro, o hace poco yo misma, cuando aprendía a hacer surf, pues después de haberme doblado el dedo meñique con la tabla, no me pareció muy alentador circular con un lóbulo sangrante.

 

 

Hace muchísimo tiempo, ya casi 25 años, cuando Steve y yo vivíamos recién casados en Arlington, Virginia, decidimos ofrecernos de voluntarios para ir en kayak por el río Potomac a limpiar parte de sus riberas. La verdad es que quedé tan impresionada de la cantidad de pelotas de tenis que encontramos que le dije a Steve que desde ese momento ya sabía adónde iban a parar todas las pelotas del mundo. Recuerdo que nos sacamos con el grupo una foto con una montaña de basura consistente en su mayoría en un montón de neumáticos, desechos varios y las mentadas pelotas de tenis. Veinte años después quise replicar esa iniciativa en el cole donde trabajaba, para que los estudiantes crearan consciencia de la cantidad de porquerías que producíamos, a través de una excursión a las playas de la costa de la luz en España, donde recogeríamos basura en las playas. Quedé impresionada de la poca aceptación que tuvo mi iniciativa entre alguno de los alumnos. Yo creía que todos iban a saltar de alegría al saber que estaban cooperando con un granito de arena casi literal a hacer de nuestro planeta y espacio un lugar menos sucio.

Cleanup.jpeg
Una foto muy similar a ésta nos sacamos en 1994, cuando fuimos a limpiar el río Potomac con Steve y nuestros vecinos de Arlington, Seth y Julie. ¿Qué será de ellos? Esta foto, sin embargo, es de una limpieza en kayak que organizó el Northern Virginia Conservation Trust en el arroyo de Hunting  en septiembre 2017

¿Y no les pasa, cuando recogen la ropa después de lavarla, y se dan cuenta que tienen millones de calcetines perdidos, solitarios incapaces de reunirse con su pareja, y ustedes son incapaces a resignarse a tirarlos a la basura? A mi me ocurre todo el tiempo. En alguna ocasión, ante la alternativa de contaminar aún más, se los di a mi hija para que los convirtiera en unos títeres muy tiernos.  Hay calcetines que guardo con la esperanza de encontrar su pareja veinte años después, cuando ya mis hijos se han ido de la casa y el calcetín no les cabría ni en el dedo gordo del pie. ¿Y no les gustaría saber dónde se han ido? A mi si, me encantaría que estuvieran incluídos en la película que me va a mostrar cuando me esté muriendo una directora como la Sofía Coppola, quien me explicará con imagenes contundentes el paradero de estos objetos pertinaces.

Calcetines huachos.jpg
Mis calcetines huachos

Como todas las películas buenas y marketeras tienen segundas partes, también me gustaría saber cómo han llegado a mi poder chalecos, camisetas, toallas y algunos adminículos de cocina que yo no recuerdo haber comprado o que me los hayan regalado.

Mi vida es una película constante. Creo que empezaré una serie y se la venderé a HBO.

PD: Steve quiere que añada dónde se van las tapas de las ruedas de nuestro auto, que según los amigos de Vincent, son de cani.

 

La Blanquita Edwards Pinto

Me ha dado por rebuscar archivos viejos, tratando de rescatar cartas y escritos que si no se perderán en el cementerio ciberespacial. Hoy encontré algo que escribí cuando se murió la  Blanca, una tía, hermana de mi mamá, que ejerció gran influencia en nuestras vidas de niños y no tan niños. Aquí está mi breve homenaje a la Blanca cuando supe que se había muerto en Santiago de Chile, mientras yo vivía en Annandale, Virginia, EEUU.

DESDE LA DISTANCIA…

Blanca 1928.jpg
Blanca Edwards Pinto – 1928

Hoy día cuando hablaba con mi hija Matilde de seis años contándole que la Blanca estaba muy enfermita y que a lo mejor se moría y la Bobe no podría venir a visitarnos, ella me preguntó ¿¡por qué!?
– Bueno, porque la Bobe se va a sentir con pena, y va a querer estar con el Tata, para consolarla — le contesté
– ¿Y quién me va a consolar a mi? me preguntó la Matilde.
Yo no sabía a ciencia cierta si el consuelo era por la Blanca o porque la Bobe no iba poder venir a vernos, por lo que le pregunté: ¿Consolarte de qué?
De que se muera la Blanca, porque a mi también me va a dar pena – me dijo y continuó: ¿Y la abuelita Kätty?
– No, la abuelita Kätty está bien.
– No, yo pregunto ¿era la abuelita Kätty amiga de la Blanca?
– Sí, le dije. ¿Por qué?
Porque a ella también la van a tener que consolar.

1993 La familia Alliende Edwards
La Blanca, la abuela Kätty, mis papás, hermanos y sobrinos en nuestro matrimonio

Y así es, si bien todos sabíamos que tarde o temprano la Blanca iba a morirse, igual da pena. Da pena porque se vienen encima todos los recuerdos, las alegrías y sufrimientos pasados junto a ella o que pasaron alrededor de ella. Haber deseado que llevara una calidad de vida mejor los últimos años, pero a fin de cuentas guardar lo mejor de ella.

BlancaCuando pienso en la Blanca pienso en su elegancia, en su sinceridad y tranquilidad, en su accesibilidad, humildad y también en que era una señora muy bonita. Esas son las impresiones que tuvo Steven al conocerla hace diez años. Y todo el mundo coincidía con ello. La reina de Inglaterra como le decía mi papá, una lady, que mientras todos devorábamos pescados y mariscos en un restaurant del Duao a las 3 de la tarde, ella tomaba té con tostadas y mermeladas. Que cuando vino a visitarnos a Washington se dedicó a hacer compras para todos los nietos y bisnietos, que cuando viajábamos en metro mientras yo ya estaba en la puerta para salir apurada, ella me miraba con una sonrisa plácida, dejaba desaprensiva la cartera en el asiento a merced de los ladrones mientras se ponía parsimoniosamente el chaleco, mientras yo le hacía señas frenética. Ella me miraba tranquila, y sin agitarse caminaba y justo cuando el metro paraba ella salía invicta por la puerta como una gran señora. Yo la seguía con la mirada, suspiraba y pensaba lo admirable que era esa calma. Recorrimos todos los malls de Washington, visitamos las antiguas calles y casa en la que ella había estado en el año 42, nos contó cuentos de su niñez y de Juan, nos invitó a almorzar a un restaurant a orillas del río Potomac para celebrar mi cumpleaños, fue la primera persona de la familia en conocer a Steven y hablarle en un inglés british impecable. La Blanca siempre fue una persona que rodeó mi vida y mi familia. Siempre era tema obligado en nuestras conversaciones. Si bien ella no era confrontacional, provocaba la confrontación.

Pero no solo me puedo quedar con la imagen de la Blanca de los últimos seis o siete años en que estuvo en cama, ni siquiera la que tengo de mi vida adulta. La Blanca era deportista, nadaba, jugaba golf, tenía una memoria de elefante, nos tejía maravilloso, y nos daba unos almuerzos con todo de primera. Jamón del mejor, una carne blandita con un olor rico, inolvidable, aceite de oliva…y cuando registrábamos sus closets, que mi mamá le decía almacén el Pollito y siempre encontrábamos algún cachureo o comprita olvidada de algún mall de la que podíamos echar mano. Cuando era chica e íbamos a visitarla a ella y Juan, yo me sentía su aliada, su compañera. Me gustaba su presencia, me daba paz y tranquilidad.

Blanca e Isabelita
La Blanca con la Isabelita (mi mamá)

Blanquita querida, Blancucha, Blanca, Blanquecina descansa en paz, que Dios te regalonee y cuide, igual como lo hicieron en la tierra tus hermanos, cuñados, y sobri-nietos y bisnietos.
Nosotros desde la distancia te mandamos un beso, y el deseo de que todos encuentren la tranquilidad y calma que tú tenías.
Steven, Pia, Matilde y Vincent
6 de marzo 2002

 

Yo soy

Mientras ordenaba mi desorden, encontré un papel reciclado en el que había escrito esto que no sé cuándo ni cómo lo hice, pero que me pareció que no lo debía tirar, y más bien preservar. Creo que lo escribí en el taller de mujeres, pero no me acordaba.

YO SOY

Yo soy pasión, contradicciones, energía,

timidez,

valiente y cobarde.

Soy un cúmulo de sentimientos

que salen de mi ser

y otros que me atacan.

Soy valiosa, soy inservible,

un dolor,

una pena,

una risa,

un corazón que revienta

y no sabe cómo mantenerse quieto.

O está quieto,

casi invisible mientras transitan los días de su vida.

Soy libros,

soy Facebook, Whatsapp, Instagram.

Soy madre, esposa esposada

que busca desposarse para surgir como la que quiere ser,

perdiendo o no queriendo perder;

fuerte, frágil, llorona,

egoísta y generosa.

Soy soñadora,

Soy MUJER.

Me llamo Primavera…

En mi última entrada del blog escribí de los tres objetos que teníamos que llevar al taller Memoria de mujer en 3 actos , al que estoy yendo desde el 19 de enero. El día que utilizamos los objetos los tuvimos que poner en algún lugar de la sala. La botella de agua de colonia de mi mamá terminó en un rincón igual que en mi casa, el aceite de oliva en una mesa que me evocaba una cocina, y el poncho en el medio del piso, estirado con un libro encima que alguien había llevado. Las demás integrantes del grupo pusieron sus objetos igual que yo, donde mejor les parecía que debían ir.

3289f2cb6eaedf4b5583d479797a93f7-boticelli-primavera-master-art

Acto seguido, nos pidieron que nos ubicáramos en el rincón que más nos representara, y yo me fui junto con otra compañera, donde estaban el poncho y el libro. Provistas de tijeras, lápices de colores, y papeles de diversas texturas, nos dijeron que le añadiéramos todos los elementos que quisiéramos para sentirnos a gusto. Terminé haciendo un tazón de cartulina para tomar café o té e incluso un cigarrillo para que mi compañera fumara tranquila. Esparcimos algunas flores hechas con papel crepé y nos tendimos y reímos mucho. Nos sentíamos en la campiña, disfrutando de una tarde de picnic, con nuestro libro preferido y el sol en nuestros hombros y cara. A la indicación de que pensáramos en un personaje que nos representara, se me vino al instante “La Primavera” de Boticelli, y como dicen en inglés, me quedé stuck con ese personaje al que tendría que hacerle honores a la sesión siguiente. Además nos dieron de tarea que pensáramos en una frase, o lema reindivicativo, que nos representara y que quisiéramos gritar en voz alta el último día del taller en el que íbamos a representar algo para el público. Ugh. Suspiro. Tener yo que soltar una frase reindivicativa a grito pelado siempre me ha incomodado. Por supuesto, cuando llegó la siguiente sesión, se me había olvidado la tarea.

La sesión comenzó con la lectura de un poema del libro “Mujer descalza junto al mar” de Antonio Castaño y comentario del mismo en partes. Se habían repartido trozos a cada integrante del grupo, quiénes los fueron leyendo por turno dando tiempo a comentar cada uno. Como yo llegué tarde, no me tocó ningún trozo lo que me desilusionó un poco, pues me encanta leer en voz alta. Eso hizo que no me concentrara mucho, además que no me gustó que el poema, que trataba de mujeres, hubiera sido escrito por un hombre, no por el hecho que no fuera un buen poema o pensar, como creen algunos que es el feminismo, que si proviene de un hombre es deleznable. Más bien porque parte del planteamiento del taller había sido el dar a conocer más a artistas mujeres y que una vez finalizado éste, íbamos a llevar en nuestras entrañas con nombres y apellidos, el aporte desconocido de la mujer en todo tipo de arte.

Por de pronto, intentando encontrar el poema exacto de Antonio Castaño en internet, me encontré con un blog llamado Poesía de Mujeres, en donde Ana Muela Sopeña, publica poesía escrita por mujeres de todo el mundo. La última entrada que vi, es del poema “Lejos” de Agnes Agboton de Benin.

Volviendo de mis disgresión, finalmente una de las lecturas del poema de Castaño me llevó a salirme de mi enfado o distracción y me trajo a la cabeza la famosa frase de Neruda que ha sido MI FRASE de lucha política toda mi vida “Podrán cortar las flores, pero no la primavera“.

Por lo que acto seguido, cuando nos indicaron que diéramos a conocer nuestra frase reinvindicativa, voilá, yo ya la tenía.

¡Podrán cortar las flores, pero no la primavera!

birth_of_venus_detail-alessandro_botticelli-circa_1485-1280x983_0

Finalmente, nos pidieron que recordáramos nuestro personaje de dos sesiones atrás, y que escribiéramos en primera persona quiénes éramos. Y como deben recordar, yo era la Primavera de Boticcelli, y si bien nos dieron la libertad de cambiar de personaje, al recordar mi frase reinvindicativa, supe que no podía abandonarlo, por mucho que yo supiera que la cruda realidad era que yo claramente nunca había sido ni sería la Primavera de Boticelli. Aunque debo reconocer aquí, que la que yo tenía en mi mente no era la Primavera sino el Nacimiento de Venus. En todo caso, ambas inalcanzables.

Y ahí estaba yo, con lápiz y papel de nuevo, intentando ponerme en los zapatos o pies descalzos de mi imaginaria Primavera. Y comencé a escribir “Me llamo Primavera,me pusieron así porque nací en marzo, tengo 20 años y tengo el pelo cobrizo, largo y muy rizado” y de repente ¡BOOM! se me vino la imagen de mi hija, y desde ese momento ya no pude parar. Mi hija se había apoderado de mi personaje. Mi útero incondicional me la había llevado hasta el centro de esa habitación desnuda y en menos de lo que canta un gallo escribí lo que me salió de allí y me emocionó. Fue curioso, pero a otra integrante del grupo le pasó lo mismo y su hija de 19 años se posesionó también de su papel.

He aquí mi Primavera:

Me llamo Primavera. Me pusieron así porque nací en marzo. Tengo 21 años. Tengo el pelo cobrizo, largo y muy rizado. Estudio y trabajo a la vez y me visto como me da la gana, aún cuando una profe del Instituto me haya dicho alguna vez: “Tú eres muy mona, pero te vistes pésimo”.

Me emocionan los detalles pequeños, la vida urbana entremezclada con la naturaleza y las grandes injusticias que conviven en nuestra sociedad como si no existieran. No me gusta que me vean llorar, pues siento que me van a mirar en menos, o no valorar mi capacidad de trabajo.

Soy alegre, fuerte, segura y el futuro me sonríe. Mi frase por siempre será la de Pablo Neruda: “Podrán cortar las flores, pero no la primavera“.

Quizás mi hija es para mi, como yo lo fui para mi mamá, y como lo fue mi mamá, para su hermana mayor, su suegra y su propia mamá, una nueva generación que pueda continuar nuestros logros, y reconstruya de nuestros fracasos, esperando que no caigan en las propias trampas que nosotras mismas le hemos tendido, sino que en las redes de amor y apoyo que hemos intentado torpemente darles para que lleguen a una nueva orilla, caminando de frente y orgullosas, sin odio o rencor, sino con energía revitalizadora, capaz de sanar hasta las heridas más profundas de nuestra sociedad.

mati a lo tuenti
Me llamo Primavera. Me pusieron así porque nací en marzo. Tengo 21 años. Tengo el pelo cobrizo, largo y muy rizado. Foto “a lo Tuenti” que le carga a mi hija Matilde: Pia Alliende
Mati
Estudio y trabajo a la vez y me visto como me da la gana, aún cuando una profe del Instituto me haya dicho alguna vez: “Tú eres muy mona, pero te vistes pésimo”. Foto: Antonio Morilla
MatiinUganda
Me emocionan los detalles pequeños, la vida urbana entremezclada con la naturaleza y las grandes injusticias que conviven en nuestra sociedad como si no existieran. Foto: Sonnie Hiles
mati lorar
No me gusta que me vean llorar, pues siento que me van a mirar en menos, o no valorar mi capacidad de trabajo. Foto: María José Larraín.
caminoymati
Soy alegre, fuerte, segura y el futuro me sonríe. Foto: Cinta Martin
Mati holding bike
Mi frase por siempre será la de Pablo Neruda: “Podrán cortar las flores, pero no la primavera”.

 

Tres objetos…justo hace 7 años

Ayer tuve una sesión más del taller creativo y documental al que estoy yendo desde el 19 de enero en mi pueblo, Memoria de mujer en 3 actos , y que me inspiró a escribir mi primer post en inglés para un club de escritura reflexiva online que comencé la semana pasada.

Ayer teníamos que escribir como si fuéramos el personaje que nos había aparecido en un ejercicio anterior en el que teníamos que llevar tres objetos de nuestra casa que nos dijera algo, ya sea esto bueno o malo.

SteveplusPonchos
Steve y Matilde durmiendo siesta en Valdivia, Chile, abril 1996

Yo había llevado uno de los dos ponchos que Steve y yo nos compramos en La Ligua tres días antes de casarnos y que nos han acompañado por todas las partes en las que hemos vivido.

Redmondponchos.JPG
Vincent y sus primos en Oregon, 2007

Son ponchos muy abrigadores,  que siempre hemos tenido en nuestra sala de estar y son un recuerdo constante de mi país de origen, Chile. Han sido ponchos que nos han abrigado en el invierno, acompañado con un buen libro y dormido una buena siesta con uno de nuestros hijos o perros. Los he lavado mil y una vez en la lavadora y siguen igualitos, sin apelmasarse o destruirse. Me encantan, nos han sido fieles durante casi 25 años.

 

 

This slideshow requires JavaScript.

 

IMG_20180202_124516537.jpgEl otro objeto que elegí fue una botella de aceite de oliva extra virgen GringoCool que abundan en nuestra casa. Algunas están en el garage, otras en la cocina, otras al lado de la chimenea, y varias ya afuera en el patio, vacías, en espera de ser recicladas. Representan el tesón y esfuerzo que ha puesto mi marido en echar a volar un negocio que me inspira siempre a decirme a mi misma, “never give up“, además de ser el aceite de oliva tan sano y tan representativo de la España que me ha acogido.

 

Y por último, saqué del baño una botella de vidrio vacía de agua colonia que fue la que le poníamos a mi mamá en sus últimos días de agonía batallando contra el cáncer que se la llevó antes de lo que todos hubiéramos querido, especialmente mi papá. Puede sonar miedo macabro o fetiche este objeto, pero cuando se murió mi mamá, yo ya vivía acá en España, y la fui a ver poco antes que muriera.

IMG_20180203_134518683.jpg
El agua de colonia de hace 7 años

Me pasé los últimos 15 días de su vida junto a ella, en su casa, viviendo y atesorando cada rito de espera de su despedida final. Y cuando recogía sus cosas una vez que había muerto, y limpiaba su closet, me encontré con esta botellita  a la que le quedaban tan solo 2 milímetros de colonia. Impulsivamente la metí en mi maleta y me la traje. La puse en un rincón de mi baño. Al comienzo me ponía una gotita de la colonia detrás de la oreja, para recordar su olor, que aunque fuera el de antes de morir, era dulce, y me apaciguaba. Una vez se terminaron las gotitas, abría la botella y la olía, hasta que al final pasó a formar parte del inconsciente colectivo. El día que me dijeron que tenía que buscar objetos de la casa para llevar al taller, immediatamente se me vino a la mente la botellita que ya casi había olvidado. Cuando la quise buscar en el rincón donde la recordaba la última vez, no la ví y me dio mucha pena cómo podía haberme olvidado de ella. Pocos segundos antes de comenzar a maldecir a Steve quien probablemente la había tirado, la encontré en el mismo baño, perdida en otro rincón de cachivaches, cremas, botellitas y polvo acumulado por el tiempo.

IMG_20180203_134451819.jpg
La botellita en su rincón de cachivaches

La abrí para olerla con la intención de que me trajera nuevamente el olor suave de mi mamá. Para mi desilusión, ya no olía tan bien, quizás a estas alturas, ya solo era un olor rancio, ocre, como de muerte u hospital, lo que me entristeció profundamente. Había perdido en cierto sentido su magia inicial, su poder de curación. Quizás porque ya estaba curada. Casualmente hoy se celebran 7 años desde su muerte.

Una vez que terminó el ejercicio del taller, la volví a dejar en su rincón olvidado, sin valor para tirarla a la basura.

ataud Bobe.JPG
El atúd de mi mamá a las 7 am del día del funeral. Nadie sabe que saqué esta foto hasta ahora, pero eso es otra historia… 4 enero 2011
Vincent y abuela Ketty.JPG
Mi hijo Vincent con mi abuela paterna quien a los 105 años lloraba la muerte de mi mamá  – 7 febrero 2011