About writing: The oak that shook the world

Writing exercise 01Writing exercise 02Writing exercise 03

When I was finishing my MLIS at CUA in April 2006, one of the tasks we have to do was to prepare a portfolio with all the classes we had taken that somehow reflected our expertise in school libraries.

Today I was looking for something else and found that analog portfolio. I started browsing it, and caught my attention this piece I wrote (see above picture). I didn’t remember doing it, until little by little my brain started to put pieces together and recalling the details of it.

In the Fall of 2003, I was working as a resource assistant (interpreter and translator) at Barrett Elementary school, in Arlington, Virginia. My job was OK, have lots of interactions with parents, and worked very closely with the parent liaison leading workshop together for Hispanic parents around the Washington DC area. She became my best and lasting friend. Sometimes, though, I was buried in my office translating 600 reports cards comments. So, I was always looking for ways of learning more, and seeing ways of crossing the limitations of my position as an assistant .

When I learnt the teaching staff was going to take a class called The teaching of Writing, PK-6 with Jane Hansen, author of When writers read, and professor at the Curry School of Education from the University of Virginia, I remember running into the principal’s office (who at that time was now retired Terry Bratt), begging her to let me take the course. She looked and smiled at me, and was kind enough to let me participate. Thank you Terry!!!

All what I remember from now on it’s speculative. When I looked at the piece I wrote (and made), my guess was that we needed to write a book review of Wild Mind: Living the Writer’s Life by Natalie Goldberg, (Bantam, 1990). Probably, one of the exercises that Golberg (or our professor) was suggesting to do for writing was to cut unfinished sentences from magazines and glue them randomly, but in lines with space in between, on a piece of paper, and then…fill in the blanks without too much thinking. Probably that’s what I did (lot’s of grammar mistakes, but that’s just me, a life long ESOL ).

Here is a transcription of my piece. In bold and colored are the unfinished sentences from magazines (I kept the original upper and lower cases of the magazines).

Wild Mind: Living the Writer’s Life

by Natalie Goldberg,
(Bantam, 1990)

The Last Word of Goldberg’s book is write.
The first word is Life.
That’s what to certain degree reflects the idea of this book.
Writing is Life. Life is Writing.
Golberg is A Writer Who Beat the Odds of redundancy.
In Chile When Times Were difficult, we used to help each other.
There are True tales from her life. She loves to hear her voice. That’s for sure.
Why Even Try to write or dedicate your life to teach writing if you don’t write? DON’T BE so stuffy. Just let it go. Keep your hand moving, and let it run as smoothly as possible. Don’t let the editor to interrupt. How can we make the flow flow?

Tough, We Went ‘Bare’ riding bareback. That doesn’t make sense.

Anyway, while I’m sitting in my office I’m thinking in all the clothes I need to fold. Is your laundry amount as ours?
WHAT’S IN A NAME? 
Creativity, a history of searching.
Mine MAKE PEOPLE’S
 eyes pop out. It’s so difficult to pronounce [my name]. They say: “What a pretty name”, but I know what they really are saying is “What a strange name!”
The original or The Imitation?
I don’t want to divide our lives in your world and my world.
We are are two. We need TO RIDE together.  He looked at me with such a pain in his eyes, I felt a poison arrow in my chest. I hit him hard.
I was talking  about a culture on the verge of collapse. I was thinking that he LIVES BETTER. Calm, wise, firm, tender. All the characteristics of a good human being.
Everybody is accelerated.
We should pay more attention to MAGIC. Otherwise, There’s no relief in sight.
Everyday life has lost its sight. If true, we’re all in trouble. Where did we leave our dreams?
I do is to easy to say when you get married. Then Expect The Incomparable.
It’s like salt and pepper. Shake them well, and maintain them even. Don’t put too much though.
A FREE spirit doesn’t mean you have to destroy your opponent, to say mean words.
Slamming the others won’t take you anywhere.
I have to BURN BAD KARMA. An evil is inside my mind and makes me say mean words and be unhappy.
They were LEFT BEHIND! Why you didn’t wait for them? I JUST GO TO the laundry room. Remember? I have to do my laundry.
Now it’s My Turn of doing the dishes. Really? That’s nice, you know?
What a Long, and dreadful day I have today.

The jobless people in the States can survive. In Chile they don’t. Destiny or Disaster? Who knows.
If the shoe fits I will make Donna happy. The best thing to do is to get them as a birthday present.
“ALL OF WHAT I do, I do it for you. Liar! You do it for you. I WORK EVERY DAY to bring food to this table and never receive any kind gesture from your part. Why are we being so negative? Might be these words.Have a good trip AND ENJOY IT.”We will have time TO GROW older together.

WHY’S THE SKY BLUE? Because the elephant was tired of the gray firmament, put blue paint in his trunk and tossed it in the sky. The next morning the whole space was blue, cerulean blue.
The cereal is here. But it is too high. I cannot reach it, Mami! Go AND HELP your brother! Don’t you see I am busy? I have TO DELIVER this package, I have TO FEED the dog, and still you expect me to run immediately and get your cereal?

Oh well, IT’S GOOD anyway.
What?
The book. Kind of redundant. Yet Another source of inspiration. Some paragraphs are very entertaining and other are useful. It’s a Strange Trip to Golberg’s life. (Sometimes I couldn’t stand her examples). She wanted TO ILLUMINATE us, poor beginners.
Yeah! Look how good a writer I am.
You are mad.
No, maybe envious :).
(RE)COLOR MY WORLD. Give me a break.
And Now You Know what to say.
Rest in Peace?
No way. I need TO MEET my voice, my hidden voice. It’s Just the Beginning. Mix feeling of reading. If you like to look at my point as a way TO THRIVE in your writings.

An oak is massive. And firm. THAT SHOOK THE WORLD


 

Fifteen years have passed by. Certainly this was a fun exercise I would like to try again with students or with myself. Probably, I will have a tougher time finding the unfinished sentences from magazines. I might get a dentist appointment and steal some of them from the waiting room.

Advertisements

The book of tears – El libro de lágrimas

Para leer una versión en español ir a La Intervencionista del Guadalquivir

screenshot_20180818-130344-e1534591905389.pngLibro de lágrimas” (Anaya, 2002) beautiful book by Peré Ginard, written like a long poem and illustrated by the author. It has so many possibilities. Improv ideas, working with ESL kids, or students who are learning Spanish, working with anybody on emotions.

There are all sort of tears, but all of them are salty, like if we had a small little ocean inside us.

We all have tears. Some people have them when they say goodbye, or are lost, or scared, or lost something, or sneeze, or have tummy ache, or the sun is too bright or they can’t breathe. Some tears are because we’re happy or laughing, or they’re just crocodile tears…
My eyes are constantly wet because they are extremely dry, and also because I cry a lot. My tears are fat, only visible to my own soul; they mostly show up in silence when I remember; when I think they cannot touch my kids; and they don’t disappear if I can’t reach a napkin or the tip of my sleeve, because I am naked. And it’s then, when they become part of my skin, my rough cheek or my excess sodium intake. I should have high blood pressure but I don’t.

What type of tears do you have?

New blog for my Spanish raving / Nuevo blog para mis desvariaciones en español

Si me quieres seguir o leer (o me sigues y lees) en español, hazlo en la Intervencionista del Guadalquivir con su nueva dirección .https://laintervencionista.wordpress.com/

el-intervencionista

At the beginning I named this blog El Intervencionista, after a newsletter I created in the early 1990s when blogs didn´t exist. My grandpa used to say that all the Alliendes were interventionists. I thought it was a brilliant name for a newsletter mocking the old fashion style newspapers that start with the Spanish male article “El” (El Mercurio, El País, El Clarín, El ABC, El Mundo, El Comercio, El Universo, etc.) Even though there are some newspapers with Spanish female article “La”, (I can recall the Chileans La Segunda and La Tercera, the Spanish La Vanguardia, and the Mexicans La Reforma, and La Jornada), in its origin my interventionist was male since it reminded me of my grandpa, and I guess, I was not so conscious of my feminism, and how powerful language could shape ourselves.

When I created the blog, I felt that El Intervencionista was its natural name, but since I started to write more often that my random 20th century newsletter, I started to become more annoyed by the name El Intervencionista. I was the only one writing in this blog and I was definitely not El Intervencionista. Eventually, I changed my name to La Intervencionista which started to have its own personality in Instagram and in some of my very rudimentary videos. But the URL still was with the Spanish article “el” and not  the female “la”, and that annoyed me. In one point I thought I should just change the URL in wordpress to https://laintervencionista.wordpress.com/ without losing any content. However, it meant that the URL https://elintervencionista.wordpress.com/ would be deleted and unavailable forever. I was not ready for that.

At the same time, it was bugging me that my blog was a mix of English and Spanish. I didn´t want to start translating all the entries to one or the other language. It was already challenging to write in just one. But I didn´t want to limit myself either. There are some ideas that come easier in English, and others that their natural domain is the Spanish reign. My kids say that when I write in English I don’t make sense anyway hahaha.

Despite of those words of discouragement,  I decided to create a new blog with the URL https://laintervencionista.wordpress.com/ for the Spanish content, and keep the URL https://elintervencionista.wordpress.com for the English content. English doesn´t have so many nuances with male and female distinctions, so it would be less painful to have a dichotomy in an English blog. At least that´s my consolation. I am still La Intervencionista in both sites. I didn´t want to delete the old Spanish content in this blog, but from now on, it will be only in English, and not a bad translated replica of the other blog.

Welcome to the new old blog of La Intervencionista!

Thanks for reading this boring but necessary entry.

Las cosas que perdemos

Hace cinco días he perdido mis gafas para nadar en alguna parte de mi pueblo. A las nueve de la mañana fui a nadar a la piscina del polideportivo. Había ido en bici, por lo que llevaba las gafas colgando de una mano. Al salir de la piscina me fui a tomar desayuno a un bar y se alargó tanto la conversación que tuve que irme directamente a una cita de rutina que tenía al doctor con el bañador mojado y las mismas gafas junto con la toalla colgando al cuello. Al volver a mi casa, me di cuenta que ya no las tenía. Me dio mucha pena, pues eran unas gafas que me había comprado en un outlet en EEUU por 12 dólares y que al fin me quedaban bien, es decir, que no tenía que parar en cada brasada porque me entraba agua a los ojos. Debo confesar que nunca había gastado tanto en unas gafas, pues mientras mis hijos y mi marido siempre se compraban lo mejorcito, yo me contentaba con las gafas que ellos desechaban y bueno, siempre resultaban un poco mierdecillas. Por lo mismo, me sentía orgullosa de finalmente haber dedicado parte del presupuesto familiar a la compra egoista de unas gafas para mi. Además tenían un plus, el diseño del marco tenía la bandera de EEUU, cosa que me hacía sentir parte del equipo de natación estadounidense de los juegos olímpicos y estar nadando a la altura de Michel Phelps. o Katie Ledecky .

LGSPLUSA-642_4
Ahora que veo en TYR Sports que el precio de esta joyita es casi de US$30, más rabia me da

Repasé todas mis vueltas en bicicleta desde las nueve de la mañana, pregunté en el bar donde desayuné, y en el ambulatorio y dejé encargado en la piscina a los monitores que si veían a un seudo Michel Phelps por las inmediaciones, lo interrogaran. En fin, en el bar me miraron con cara de que estaban escondiendo las gafas debajo del mesón, en el ambulatorio el doctor que me atendió me dijo que el ponía en venta todo lo que dejaban sus pacientes en su consulta y los monitores, cuando les dije cómo eran las gafas, me dijeron que si eran “chulas”, me olvidara de ellas.

Volví a la casa muy desalentada. Cuando estaba abriendo la puerta de entrada se me vino a la cabeza el pensamiento recurrente que tengo cada vez que pierdo algo, que es un vivo deseo que me gustaría que se me cumpliera cuando me muera. Una vez se lo comenté a mi familia y consideraron que yo le pedía muy poco a la muerte. Pero no sé por qué, a mi me gustaría, en el momento de mi muerte, que me pasaran una película no de mi vida, ni de lo que hice o dejé de hacer, sino más bien de dónde fueron a parar todas las cosas que se me han perdido o, para asumir mi responsabilidad, que he perdido y que recuerdo vívidamente su pérdida.

¿Dónde fueron a parar los múltiples aritos que he perdido y han hecho que en los últimos cinco años haya decidido ponerme aros diferentes en cada oreja y que la gente me mire  y me diga, perdona, se te ha perdido un aro? ¿O que la ayudante del laboratorio de ciencias del cole donde trabajaba, cuando le dije que me gustaba usar aritos diferentes, me dijera que era muy rara? Esta última observación francamente me hizo pensar en lo aburrida que debía ser la vida de esta persona, si me encontraba rara por esta nimiedad cuando en la calle circula gente con unos tatuajes enormes, aretes gigantes en los labios, la lengua, los pezones y la nariz y vestimenta muchísimo más estrafalaria que la mía.

Una de mis cuñadas muy queridas siempre me ha regalado aritos de gran artesanía y de lugares donde ella ha vivido. Uno de estos pares fueron unos aritos de la República Checa. Era julio del 2009 e íbamos a San Francisco al consulado español, para conseguir nuestras visas para mudarnos a España. A mi se me perdió uno de los aros checos en nuestro coche, un Nissan Pathfinder rojo, durante este trajecto. Sé que fue adentro del coche durante el viaje, quizás en una de las paradas a repostar o comprarnos un balde de coca-cola o café para seguir conduciendo. No hubo caso que revisáramos los asientos y el suelo mil y una vez; el aro nunca fue encontrado. En recuerdo de esta pérdida que me recordaba tanto a mi cuñada, nunca me saqué a su pareja de la oreja, hasta hace unos meses, en que no sé dónde ni cómo lo he perdido. Cuando mi cuñada supo que ya no tenía uno de los aros, me regaló otro par, también muy bonito, de una piedra y técnica peculiar de Georgia, el país donde estaba viviendo el 2011 y dónde habíamos ido a pasar la Navidad. Uno de esos aros lo perdí al año siguiente, en la habitación en la que alojábamos en la casa de mi otra cuñada cerca de Seattle. Recuerdo que también pusimos todo patas arriba, desarmamos la cama y buscamos en la alfombra sin éxito. Decidí decirle a mi cuñada que desistiera de regalarme aros, pues era un caso perdido.

Arito
Sacarse un selfie de un aro es muy difícil

El año pasado, otra de mis cuñadas que es profesora de arte y muy artista, al oir estas historias y saber que yo siempre llevaba aros desparejados, me regaló uno suelto hecho por ella y que nunca había tenido pareja, por lo que a las dos nos pareció la combinación perfecta. Ahora lo llevo puesto. Ya llevo un año sin sacármelo ni perderlo, pues ese es el truco y la condición: solo puedo usar aritos que no necesite cambiarme ni sacarme nunca, ni siquiera en la ducha, la piscina o en la práctica de algún deporte. Creo que solamente me he sacado los aros cuando he presentado una obra de teatro o me lo ha pedido mi propia instructora de teatro, o hace poco yo misma, cuando aprendía a hacer surf, pues después de haberme doblado el dedo meñique con la tabla, no me pareció muy alentador circular con un lóbulo sangrante.

 

 

Hace muchísimo tiempo, ya casi 25 años, cuando Steve y yo vivíamos recién casados en Arlington, Virginia, decidimos ofrecernos de voluntarios para ir en kayak por el río Potomac a limpiar parte de sus riberas. La verdad es que quedé tan impresionada de la cantidad de pelotas de tenis que encontramos que le dije a Steve que desde ese momento ya sabía adónde iban a parar todas las pelotas del mundo. Recuerdo que nos sacamos con el grupo una foto con una montaña de basura consistente en su mayoría en un montón de neumáticos, desechos varios y las mentadas pelotas de tenis. Veinte años después quise replicar esa iniciativa en el cole donde trabajaba, para que los estudiantes crearan consciencia de la cantidad de porquerías que producíamos, a través de una excursión a las playas de la costa de la luz en España, donde recogeríamos basura en las playas. Quedé impresionada de la poca aceptación que tuvo mi iniciativa entre alguno de los alumnos. Yo creía que todos iban a saltar de alegría al saber que estaban cooperando con un granito de arena casi literal a hacer de nuestro planeta y espacio un lugar menos sucio.

Cleanup.jpeg
Una foto muy similar a ésta nos sacamos en 1994, cuando fuimos a limpiar el río Potomac con Steve y nuestros vecinos de Arlington, Seth y Julie. ¿Qué será de ellos? Esta foto, sin embargo, es de una limpieza en kayak que organizó el Northern Virginia Conservation Trust en el arroyo de Hunting  en septiembre 2017

¿Y no les pasa, cuando recogen la ropa después de lavarla, y se dan cuenta que tienen millones de calcetines perdidos, solitarios incapaces de reunirse con su pareja, y ustedes son incapaces a resignarse a tirarlos a la basura? A mi me ocurre todo el tiempo. En alguna ocasión, ante la alternativa de contaminar aún más, se los di a mi hija para que los convirtiera en unos títeres muy tiernos.  Hay calcetines que guardo con la esperanza de encontrar su pareja veinte años después, cuando ya mis hijos se han ido de la casa y el calcetín no les cabría ni en el dedo gordo del pie. ¿Y no les gustaría saber dónde se han ido? A mi si, me encantaría que estuvieran incluídos en la película que me va a mostrar cuando me esté muriendo una directora como la Sofía Coppola, quien me explicará con imagenes contundentes el paradero de estos objetos pertinaces.

Calcetines huachos.jpg
Mis calcetines huachos

Como todas las películas buenas y marketeras tienen segundas partes, también me gustaría saber cómo han llegado a mi poder chalecos, camisetas, toallas y algunos adminículos de cocina que yo no recuerdo haber comprado o que me los hayan regalado.

Mi vida es una película constante. Creo que empezaré una serie y se la venderé a HBO.

PD: Steve quiere que añada dónde se van las tapas de las ruedas de nuestro auto, que según los amigos de Vincent, son de cani.

 

El cuento del lobo Tata y su camada (en homenaje a mi padre)

El cuento del lobo Tata y su camada (en homenaje a mi padre)

Basado en una leyenda de la tribu de los Alliende Edwards.

rodrigo_1961_31_years_old2028287109.jpg

Había una vez un lobo que se llamaba Tata que hace más de 60 años comenzó una manada con una loba de una manada de alta alcurnia, pero un poco venida a menos. Su nombre era Bobe. Con ella tuvo una camada muy peculiar, pues ninguno de los retoños que les nacieron se parecían entre si.

f10100161255773495.jpg

El primero nació después de un año de lágrimas de la loba Bobe quien lloraba cuando no le venía el celo ya que el lobo Tata tenía muy buen olfato y el macho Alfa de la gran manada Alliende le había dicho que probablemente era vana. Ella pensaba que a lo mejor la mandaban a vivir con los Omegas. Pero, al poco andar, el gran macho alfa se dio cuenta que esta loba no era una loba cualquiera y dejó de molestarla. Por el contrario, le tomó un gran cariño y respeto.

Es así como a pesar de las malas predicciones, un día de junio como hoy, bajo una tormenta gélida nació el primer retoño. Desde el comienzo se extrañaron de su aspecto, ya que el lobito leía muchísimo, y con gran rapidez. Era bastante tímido, tenía los pelos rizados que parecían plumas, y los ojos grandes y atentos. Un día, el lobo Tata mientras lo observaba, exclamó: “Este cachorro no tiene ningún aspecto de lobo, más bien parece un búho” y es así como al primogénito siempre lo llamaron Búho Rodión. Aunque después de un tiempo a éste no le gustó su apodo y obligó a todo el mundo a que lo llamaran Pá, así, a secas.

No había pasado ni un mes desde que había nacido el búho Rodión, cuando la loba Bobe se dio cuenta que ya su leche era escasa. Dicho y hecho doce meses después nacía el siguiente cachorrito. Con el corte de la leche, el Búho Rodión cada día se puso más flaquito y más dado a sus libros. Se han encontrado vestigios de la presencia de estos dos cachorritos a orillas de un lago, en donde sentados en una roca, miraban a la cámara sonrientes. Y en efecto, al segundo lobezno se lo ve imponente, gordo y rebosante, como si se hubiese comido un gallinero completo.

f10000331143311265.jpg

Cómo se ve, este cachorro tambien era muy listo. Quizás, necesitaba moverse más y eso lo hizo ser un explorador muy ubicado. Sabía orientarse en las partes más recónditas de la selva urbana o de los paseos campestres. Cuando al lobo Tata le fallaba su sentido de la orientación, siempre acudía a su segundo cachorrito. Sin embargo, también encontraba que no parecía lobo, pues era muy críptico, y los lobos generalmente son animales muy directos, hasta el punto que muchas de sus verdades duelen.

Un día mientras lo observaba, el lobo Tata exclamó: “Este cachorro aunque tiene mi aspecto, no tiene totalmente el comportamiento de lobo, más bien parece un zorro” y es así como al segundo de la camada le comenzaron a decir zorro Matarato.

Pasaron dos veranos y la familia vivía en armonía departiendo con la camada de hembras del hermano mayor del lobo Tata. A mediados del otoño, mientras la loba Bobe afanaba para celebrar a su madre criadora que ya estaba algo anciana, en la mitad de los festejos tuvo que ir a recluirse, pues estaba dando a luz a una cachorrita preciosa, con la cara redonda, el pelo muy amarillo y siempre sonriente. En el hecho, era tan alegre que iluminaba los rincones más oscuros con su risa cristalina. Sin embargo, tenía las patitas algo torcidas y siempre le dolían, y a veces le costaba levantarse antes del amanecer para salir a cazar. Un día, el lobo Tata mientras la observaba exclamó: “Esta cachorrita no tiene ningún aspecto o comportamiento de lobo, más bien parece un angelito travieso al que le gusta levantarse después de la salida del sol” y es así como a su primera hija la comenzó a llamar Angelito Sol.

Así pasó el invierno, y dos primaveras. A esas alturas la manada del lobo Tata estaba algo empobrecida. No habían muchos alimentos para todos y a pesar de que había convencido a algunos científicos para que estudiaran a su camada, éstos le habían dicho que no había dinero para sacar más fotos si nacía otro lobito. El lobo Tata trabajaba duro y junto a la loba Bobe participaban activamente en las reuniones espirituales cuando se congregaban con las manadas vecinas. Sin embargo, la loba Bobe ya cansada de que los partos la pillaran de improviso, durante la segunda primavera decidió que esta vez se programaría. En la mañana del primer sábado de noviembre decidió empacar sus cosas e instalarse a parir tranquila, sin sorpresas o incertidumbres. Y así fue como nació la cuarta de la camada, y segunda cachorrita. El lobo Tata la encontró un poquito con cara de pera con lo cual no le importó demasiado que no hubiera plata para que le sacaran fotos. Pero esta cachorrita, viendo que estaba en desventaja y que nunca iba a poder competir con la sabiduría, la astucia o la alegría de sus hermanos, decidió conquistarle el corazón al lobo Tata. Todas las mañanas se metía en su cama y se quedaba quietecita escuchando las conversaciones de sus papás y sintiendo el calor de su pelaje y la protección de sus abrazos. Le gustaba escuchar sus historias de las manadas vecinas, de la situación social y política del territorio además de todos los chismes de su manada paterna y la de la manada de los hermanos de la loba Bobe. Le encantaba que le contaran cuentos. Éstos la relajaban mucho cuando se enfermaba de las amígdalas y le tenían que poner una inyección. Ella quería ser doctora cuando grande, aunque todo le daba un poco de susto y era tímida. Un día que la manada decidió ir de excursión a la nieve, a esta cachorrita se le congelaron las patitas, y le dolieron tanto, que la loba Bobe decidió tejerle en el instante unas medias rojas que calentaron la desilusión que le había producido caminar por el agua congelada. Y cuando el lobo Tata la miró, exclamó: “Esta cachorrita tampoco parece lobo. No aguanta las bromas, o no las entiende, se pone a llorar por nada y es muy regalona. La voy a proteger de los lobos curiosos toda mi vida. Es como una paloma, es mi pichona. Y desde ahí todos la llamaron la doctora Pichona.

El lobo Tata preocupado de la educación de su camada, no se sabe si por su situación económica precaria o su gusto por las manualidades, comenzó a construir unos libros con cartón corrugado y recortes de periódico, que los cachorritos leían con fruición.

Pasaron dos veranos más, llegó el otoño y el invierno, y cuando comenzaron a aparecer algunas incipientes flores adelantadas de la primavera, nació el quinto cachorrito. Dice la leyenda que por esos tiempos había un científico que estudiaba el comportamiento de las lobas durante el parto y la loba Bobe, que era muy abierta a los nuevos tiempos y los avances en la medicina aceptó que le pusieran un gas hilarante mientras nacía su cachorrito. Y se dice que rió, y rió y rió por espacio de seis horas, hasta que salió de sus entrañas un cachorrito que comenzó a mirar todo muy atento y a opinar desde que abrió los ojos. Y mientras más se reía la loba Bobe, más hablaba su cachorrito. Además, éste era muy inquieto y distraído. Le quitaba las tijeritas a la loba Bobe quien reemplazó sus carcajadas del parto por aullidos de desesperación cada vez que no podía cortarse las uñas. Dicen por ahí, que una vez, todos los hermanos mayores se reunieron y armaron un motín contra el cachorrito menor, quién, por ser el concho, hacía lo que le daba la gana y no le gustaba confesar sus fechorías, sino más bien tenía argumento para todo, dando innumerables ejemplos para ilustrar los casos más variopintos. Además, desde pequeñito comenzó a demostrar sus habilidades para las finanzas. Arrendaba el reloj de la manada durante los recreos del colegio y con sus ganancias se compraba el último avance tecnológico para calcular. Un día cuando el lobo Tata lo observaba, exclamó: “Este cachorrito a pesar que se parece bastante a mí, habla mucho, mete la cuchara en todas partes, compra al boleo y le gusta darse vueltas como si no se le acabara la cuerda. Más parece un pato. Y desde ese momento, al quinto lobezno le llamaron Patito Cucharón.

Y es así, como el lobo Tata formó su manada que se fue extendiendo e influyendo a toda la región Andina. Su manada ya no era solo de lobos, sino que se unieron los más variados animales, desde la Jirafa Rafa, hasta la cochinilla Justilla, el potrillo Pancho y el chivo Joaco. Incluso sus historias llegaron hasta EEUU dónde el Capitán Wilson y su feisima y desalmada hermana Jennifer, se encargaron de difundir su fama de buen padre, macho criador, protector y un poquito mal genio, sobre todo cuando creía que sus cachorritos no iban por el camino correcto. Esto a veces causaba el estupor, rabia, culpabilidad o indignación de sus cinco retoños, quienes reaccionaban de manera diferente ante estos enojos, por sobre todo porque todos habían sido criados bajo su olfato y ojo avizor y no les cabía duda que el lobo Tata había cumplido con su misión con creces.

Una muestra de ello fue, que el día que murió, el Angelito Sol estuvo a su lado iluminándolo y prodigándole la paz que necesitaba para morir, recibiendo la unción de los enfermos y rezando por su cuerpo y alma. El zorro Matarato, quién había estado a su lado todos ese día y había salido nada más un ratito a comprarle algo para que se aliviaran parte de sus dolencias, se vió atascado en un taco que ni su olfato ni buena ubicación lo pudo ayudar frente al crecimiento desmesurado de la jungla urbana. El búho Rodión estaba trabajando y perfeccionando los listados del supermercado para que pudiera continuar disfrutando de la comida que tanto le gustaba, y la doctora Pichona, que había volado ya hace un tiempo a otra manada lejana, viajaba con el Pato Cucharón, quién después de haber manejado durante ocho horas seguidas para comenzar el vuelo de regreso, dormía bajo la sombra de un árbol en Dinamarca. Dice la leyenda que cuando el lobo Tata murió, pensaba en su hijo Cucharón que incluso dormido era capaz de seguir hablando, ya que sus ronquidos hicieron temblar su lecho de enfermo, quizás comunicándose con él por última vez.

Muchos miembros de la manada extendida fueron a darle su último respeto, y los que estaban a cargo de su cuidado, dieron todo su tiempo y olvidaron su propio cansancio para que el lobo Tata lograra descansar en paz y finalmente, después de ansiados 7 años y cinco meses, se uniera al alma de su querida loba Bobe.

El día de su entierro acudieron animales desde todas partes de la comarca. Se dice que cada uno de los que estaba presente había sido tocado por las grandes patas generosas y gregarias del lobo Tata.

El lobo Tata siempre decía medio en broma medio en serio que el era un don Nadie, un vulgar lobo Omega. Sin embargo,sus acciones las hizo tratando de adelantarse al peligro, con sigilo pero de manera audaz, a ras del suelo, pues los lobos no tienen alas. A pesar de ello, el lobo Tata se encargó que cada uno de los que se cruzó por su camino, las tuviera grandes, fuertes, amplias, para volar alto, muy alto.

Y ahora es misión de sus cinco cachorros, su búho, su zorro, su Angelito Sol, su pichona y su cucharón de continuar con sus propias camadas, la creación de manadas propias que continúen su legado y lo enriquezcan con sus valores, creencias y cualidades.

Gracias lobo Tata, descansa en paz junto a tu amada loba Bobe, (quién, por esas paradojas de la vida, tampoco era loba, era su perrita).

Maria Piedad Alliende Edwards – 8-10 de junio 2018

La llegada de Vincent James McCann Alliende

Hace poco encontré El Intervencionista original en papel, el Nº2 denominado del Calle-Calle (El Nº 1 era del Dañicalqui). En él, relato el nacimiento de mi hijo Vincent que me hizo revivir esos momentos que no se olvidan nunca, pero que con el paso de los años comienzan a cubrirse de una neblina, donde los detalles se olvidan o se convierten en otra historia. Lo quise compartir, pues ha sido uno de los momentos más importantes de mi vida, darle la bienvenida a la vida a un hijo tan maravilloso como lo es Vincent.

———————————————–

Extractos de El Intervencionista del Calle-Calle vol. 1, Nº2 del 2 de diciembre de 1997.

El día 23 de octubre de 1997, a las 18:00 h, yo, la madre de la criatura, figuraba en el Colegio San Luis de Alba, donde trabajo como coordinadora de historia, geografía y ciencias naturales. Todos los profesores me echaban tallas. La guagua iba a nacer in situ. A las 7 pm del mismo día fui al doc, el conocidísimo guatón Isla. Tenía 3 cms. de dilatación. La guagua probablemente nacería esa noche o al día siguiente, por lo que fui citada a la clínica Alemana a las 22:30 de este día para un chequeo con la midwife (matrona para los monolingües). Reconozco me dio un poquito de susto la noticia que tanto estaba esperando. Mi guata ya no daba más de grande. Había engordado 15 kilos de los cuales 10 eran pura guagua y sus aditamentos. Me tenía, lo que se llama guatona la situación. Pero el solo hecho que el gran momento esperado se aproximaba, me dio pánico. Eché mis lagrimones en el auto, llegué a la casa y le conté a Steven que no lo podía creer. Ese mismo día llegaban el Tata y la Bobe desde Santiago. Era una noche lluviosa. Debido a las circunstancias toda la familia McCann Alliende se duchó, para esperar a los tatas y al Vincent limpiecitos.

Vincentymercado
Vincent posa en el mercado fluvial de Valdivia en diciembre 2008. La Matilde está detrás

Ya en la mañana, la Matilde y yo habíamos ido al mercado fluvial a comprar choritos y pescado para recibir a los flamantes abuelos. Quizás la dilatación se debía a que tuve que acarrear 2 kilos de choritos , más uno de salmón, medio de limón y a la Matilde que se cansó y me pidió upa, en el medio de los ajetreos propios del mercado.

A las 8:30 pm oímos la voz fuerte del Tata gritando que le abriéramos la puerta. Llegaron cual viejito pascuero mojados por la lluvia. La Matilde alucinada con su presencia, especialmente la del Tata. Más tarde nos daríamos cuenta que sufre de un enamoramiento fulminante con mi padre. Yo estaba bastante nerviosilla y no sé si fue bien disimulado o no.

A las 10:30 pm, después de comida, partimos a la clínica. Llegamos cinco minutos después. Ventajas de la provincia. Ante 4 cms. de dilatación fui dejada allí. Steven con celular en mano (sí, ya existían) se comunicaba cada cinco minutos por instrucciones de la Bobe, con el comando tatas. Yo fui introducida en la sala de pre-partos donde fui sometida a todas las vejaciones propias de la ocasión (depilada, lavado intestinal, pinchazos, sueros y demás delicias de la maternidad). Luego estas atenciones continuaron cuando me trasladaron a la sala de partos donde la rotura de la bolsa de agua y la espera de mayores y más dolorosas contracciones hacía que el grupito conformado por el anestesista, la matrona, el obstetra y la auxiliar, me pareciera más un grupo de sádicos que observaban gozosos mis retorcijones. No saben cómo eché de menos la manito de monja de mi cuñada Mariana. En tanto, a Steven lo habían mandado a mi pieza en la clínica, pues la guagua nacería tipín 3 am y era recién medianoche. Definitivamente el niño nacería el 24.

Vincent and I in Clinica Valdivia
Visitando la Clínica Alemana de Valdivia con Vincent en diciembre 2008

En un momento tenía tanto sueño que habría sido feliz si me hubieran dejado sola para echar un cachuelito. Sin embargo, seguí por espacio de una hora y media rodeada de doctores que observaban impávidos mis movimientos dolorosos y me hablaban de la conferencia que tenían que dictar al día siguiente. Me sentía completamente entregada a las circunstancias. Como a la 1:30 am tenía 8 cms. de dilatación y ya me habían puesto anestesia, que al parecer no me hizo efecto porque me dolía como un chancho. La matrona me diría después que había tenido un parto muy natural.

Vincentbirth

A mi me bajó la neura de que Steven no estuviera y le rogué a la auxiliar que lo llamara. Ya me lo imaginaba contestando el teléfono de la pieza que iba, y dándose media vuelta en la cama para seguir durmiendo.

En el intertanto, la matrona quería que hiciéramos un “ensayo” de puje, el que me salió tan mal, que me retó y me dijo con palabras sutiles, pero firmes que las guaguas no salían apretando los dientes ni los ojos…y como le dijera la matrona a la Trini Alliende “las guaguas nacen con el poto m´hijita, no con los dientes“. Aprendí mi lección,pero puchas que dolía y yo me negaba a hacer un puje más si Steve no llegaba. Finalmente llegó todo vestido de celeste. Sentí un gran alivio. Me pegué mis lloriqueos, le mordí la mano varias veces y en cuatro pujones Vincent estaba afuera llorando con una voz bien ronca, fuerte y varonil.

Vincentbirth1

Me lo pusieron encima de mi pecho antes de cortarle el cordón umbilical y luego se lo llevaron a medir y pesar. Eran las 2:45 am. Pesaba 4 kilos y medía 55,5 cms. Steven participó activamente en todo el proceso y como la habitación era chiquitita, nunca lo perdí de vista. Incluso vio el saco y la placenta, que yo había acarreado junto con Vincent por espacio de nueve meses.

Vincentbirth2Polaroid

Creerlo o no, Steven se veía fascinado. Por mientras, el doctor Isla acarreaba baldes de povidona yodada y me los tiraba encima de mis partes pudendas diciendo “para que no digan que no te desinfecté”. Él había sido testigo de una infección del demonio que casi me había matado 19 meses atrás después de haber tenido a la Matilde. Había llegado a su consulta por primera vez en cuatro patas arriba del asiento trasero de un taxi y en un solo grito de dolor.

A las 4:30 am estábamos los tres en la pieza Nº34, que al día siguiente tuve el “privilegio” de tener que compartir con una secretaria de Dicom, Ximena Rettig, quien estaba con un ataque a la vesícula y con siete meses de embarazo, porque el día anterior se dedicó a pelar chunchules y comer un pollo mayo al desayuno, una empanada al mediodía, dos lomito palta al almuerzo, un litro de leche, un litro de jugo, tres coca-colas, un pastel con crema y al desvelarse a la 1 de la mañana, pollo escabechado que había sobrado de la comida. Pan integral, yogures o quesillos, ella no comía, “porque le caían mal, pues tenía colon irritable”.

Chucky1
La Matilde convertida en una verdadera muñeca Chucky

A la mañana siguiente llegaron Steven con la Matilde a ver a la guagua. La Matilde está obsecionada con Vincent, le da continuamente besitos. Ahora último eso sí, ha cambiado sus nanais por mordeduras que he tenido que supervisar de manera constante. Ya lleva tres pelotazos, un librazo, y un estuchazo en la cabeza. Si Vincent subsiste es porque tiene la cabeza dura. Ya veremos como continúa esta historia…

Vincent and I in Valdivia
En la pieza Nº34, diez años después

Vincent y yo nos pasamos dos días en la clínica super tranquilos. Fuera de las visitas constantes de los tatas, su padre y hermana, solo llegaron a verlo la Verónica, mi mejor amiga en Valdivia, y la directora del colegio donde yo trabajaba. Qué comparación con la lluvia de regalos y seguidilla de gente que había ido a conocer a la Matilde en Santiago el año anterior. Y sin embargo, a pesar de sentirme algo triste por lo escuálido de los regalos de mi guatón, que en cierto modo reflejaba mi reducida popularidad y desenvolvimiento social, siempre lo recuerdo como lo mejor que me ha pasado. Sentirme cercana a él, que no se lo llevaran de mi pieza, ni me dieran píldoras para relajarme, solo él y yo pasando horas silenciosas juntitos, regalonenado y comenzando a conocernos fuera de mi cuerpo.

La Matilde quedó super spoiled con la estadía de los tatas que se prolongó hasta el 10 de noviembre la de la Bobe, y el Tata viniendo los fines de semana. Llegamos a la conclusión que está enamorada de su Tatata como ella le dice, pues no hace más que verlo, para olvidarse de la existencia de todos los demás, incluso de la Bobe, lo que es mucho decir. Un día el Tata llegó agotado a verme a la clínica. Se le había ocurrido salir a pasear con la Matilde (de un año siete meses) sin coche, y por supuesto, ésta se chantó a la media cuadra igual que un perro. Resultado, el Tatata ha tenido que llevarla en brazos a la hasta el centro de Valdivia y después hasta la clínica. Flor de ejercicio para la espalda. Como pueden ver, el enamoramiento es mutuo.

La Bobe, por su parte, prodigó cariños a borbotones, no solo a la Matilde, sino que a su hijita y a su nuevo retoño, que ella considera “tan bonito”. Por quince días vivió en una pieza de un metro por dos, sintiéndose en el Skorpios por lo reducido de su espacio (y no por el lujo, precisamente). Yo, gracias a sus cuidados, los de Steven y mi doctor, he quedado sana como lechuga, con diez kilos menos de los 15 que engordé en menos de quince días, y sin ninguna “lesión”. Vincent, por su parte, engordó un kilo y medio el primer mes, y ahora está pesando más de 5 kilos y medio. Al parecer, la leche de foca continúa haciendo sus efectos…
Vocabulario:
Bobe: la abuela Isabel Edwards Pinto, madre de los Alliende Edwards
Chantarse: detenerse
Choritos: Mejillones
Coche: carrito para bebés
Echar tallas: embromar a alguien en modo simpático
Estar guatona: estar molesta con algo o una situación
Guagua: bebé
Guata: barriga, estómago
Media cuadra: media calle, medio bloque
Midwife: matrona
Pieza: habitación
Retar: regañar
Spoiled: mimado, engreído (en chileno no tenemos una palabra específica, pues regaloneada tiene una connotación positiva, no negativa. En chilensis se podrían referir a un niño mimado como “el concho de su madre”, o “cabro de mierda”).
Tata: abuelo
Upa: manera como piden los niños en Chile que los lleven en brazos

La Blanquita Edwards Pinto

Me ha dado por rebuscar archivos viejos, tratando de rescatar cartas y escritos que si no se perderán en el cementerio ciberespacial. Hoy encontré algo que escribí cuando se murió la  Blanca, una tía, hermana de mi mamá, que ejerció gran influencia en nuestras vidas de niños y no tan niños. Aquí está mi breve homenaje a la Blanca cuando supe que se había muerto en Santiago de Chile, mientras yo vivía en Annandale, Virginia, EEUU.

DESDE LA DISTANCIA…

Blanca 1928.jpg
Blanca Edwards Pinto – 1928

Hoy día cuando hablaba con mi hija Matilde de seis años contándole que la Blanca estaba muy enfermita y que a lo mejor se moría y la Bobe no podría venir a visitarnos, ella me preguntó ¿¡por qué!?
– Bueno, porque la Bobe se va a sentir con pena, y va a querer estar con el Tata, para consolarla — le contesté
– ¿Y quién me va a consolar a mi? me preguntó la Matilde.
Yo no sabía a ciencia cierta si el consuelo era por la Blanca o porque la Bobe no iba poder venir a vernos, por lo que le pregunté: ¿Consolarte de qué?
De que se muera la Blanca, porque a mi también me va a dar pena – me dijo y continuó: ¿Y la abuelita Kätty?
– No, la abuelita Kätty está bien.
– No, yo pregunto ¿era la abuelita Kätty amiga de la Blanca?
– Sí, le dije. ¿Por qué?
Porque a ella también la van a tener que consolar.

1993 La familia Alliende Edwards
La Blanca, la abuela Kätty, mis papás, hermanos y sobrinos en nuestro matrimonio

Y así es, si bien todos sabíamos que tarde o temprano la Blanca iba a morirse, igual da pena. Da pena porque se vienen encima todos los recuerdos, las alegrías y sufrimientos pasados junto a ella o que pasaron alrededor de ella. Haber deseado que llevara una calidad de vida mejor los últimos años, pero a fin de cuentas guardar lo mejor de ella.

BlancaCuando pienso en la Blanca pienso en su elegancia, en su sinceridad y tranquilidad, en su accesibilidad, humildad y también en que era una señora muy bonita. Esas son las impresiones que tuvo Steven al conocerla hace diez años. Y todo el mundo coincidía con ello. La reina de Inglaterra como le decía mi papá, una lady, que mientras todos devorábamos pescados y mariscos en un restaurant del Duao a las 3 de la tarde, ella tomaba té con tostadas y mermeladas. Que cuando vino a visitarnos a Washington se dedicó a hacer compras para todos los nietos y bisnietos, que cuando viajábamos en metro mientras yo ya estaba en la puerta para salir apurada, ella me miraba con una sonrisa plácida, dejaba desaprensiva la cartera en el asiento a merced de los ladrones mientras se ponía parsimoniosamente el chaleco, mientras yo le hacía señas frenética. Ella me miraba tranquila, y sin agitarse caminaba y justo cuando el metro paraba ella salía invicta por la puerta como una gran señora. Yo la seguía con la mirada, suspiraba y pensaba lo admirable que era esa calma. Recorrimos todos los malls de Washington, visitamos las antiguas calles y casa en la que ella había estado en el año 42, nos contó cuentos de su niñez y de Juan, nos invitó a almorzar a un restaurant a orillas del río Potomac para celebrar mi cumpleaños, fue la primera persona de la familia en conocer a Steven y hablarle en un inglés british impecable. La Blanca siempre fue una persona que rodeó mi vida y mi familia. Siempre era tema obligado en nuestras conversaciones. Si bien ella no era confrontacional, provocaba la confrontación.

Pero no solo me puedo quedar con la imagen de la Blanca de los últimos seis o siete años en que estuvo en cama, ni siquiera la que tengo de mi vida adulta. La Blanca era deportista, nadaba, jugaba golf, tenía una memoria de elefante, nos tejía maravilloso, y nos daba unos almuerzos con todo de primera. Jamón del mejor, una carne blandita con un olor rico, inolvidable, aceite de oliva…y cuando registrábamos sus closets, que mi mamá le decía almacén el Pollito y siempre encontrábamos algún cachureo o comprita olvidada de algún mall de la que podíamos echar mano. Cuando era chica e íbamos a visitarla a ella y Juan, yo me sentía su aliada, su compañera. Me gustaba su presencia, me daba paz y tranquilidad.

Blanca e Isabelita
La Blanca con la Isabelita (mi mamá)

Blanquita querida, Blancucha, Blanca, Blanquecina descansa en paz, que Dios te regalonee y cuide, igual como lo hicieron en la tierra tus hermanos, cuñados, y sobri-nietos y bisnietos.
Nosotros desde la distancia te mandamos un beso, y el deseo de que todos encuentren la tranquilidad y calma que tú tenías.
Steven, Pia, Matilde y Vincent
6 de marzo 2002

 

Reto de marzo: 2do día

Ayer inicié un reto de escribir en mi blog una vez al día por todo el mes de marzo. No sé si lo lograré, pero lo intentaré. Escribiré un poquitito, tonteritas, o lo que se me venga a la cabeza en mi Spanglish multinacional. Cuando tenga más tiempo los decoraré con imágenes multicolores, pues creo que eso es lo que toma más tiempo a la hora de escribir una entrada de blog. Ahora entiendo a los alumnos cuando van a la biblioteca y se dedican toda la hora de clases a buscar una sola imagen. Por algo dicen que una imagen vale más que mil palabras. Bueno, puede que con este reto, trate de demostrar lo contrario o que se complementan.

_______________________________________

Cuando estaba en el taller de las mujeres nos hicieron hacer un ejercicio en parejas. Como éramos número impar, a mi me tocó observar lo que veía y escribir lo que sentía al observarlo. Esto fue lo que me salió.

AMIGA

Me abro y lanzo,

te llevo,

te apoyo,

vuelo, te llamo,

no vienes,

me inclino y me resigno.

Te acompaño.

Salgamos de aquí.

Te admiro, te sigo,

te muevo,

te quiero.

Yo soy

Mientras ordenaba mi desorden, encontré un papel reciclado en el que había escrito esto que no sé cuándo ni cómo lo hice, pero que me pareció que no lo debía tirar, y más bien preservar. Creo que lo escribí en el taller de mujeres, pero no me acordaba.

YO SOY

Yo soy pasión, contradicciones, energía,

timidez,

valiente y cobarde.

Soy un cúmulo de sentimientos

que salen de mi ser

y otros que me atacan.

Soy valiosa, soy inservible,

un dolor,

una pena,

una risa,

un corazón que revienta

y no sabe cómo mantenerse quieto.

O está quieto,

casi invisible mientras transitan los días de su vida.

Soy libros,

soy Facebook, Whatsapp, Instagram.

Soy madre, esposa esposada

que busca desposarse para surgir como la que quiere ser,

perdiendo o no queriendo perder;

fuerte, frágil, llorona,

egoísta y generosa.

Soy soñadora,

Soy MUJER.