La diosa de la juventud y los campos magnéticos

La diosa de lajuventud
La diosa de la Juventud

El martes de la semana pasada estaba en mi turno de tarde en la biblioteca de los alumnos de 1º a 4º de primaria y Rafa de 4º, uno de nuestros lectores frecuentes se sentó junto a mi y me dijo que estaba aburrido. Rafa acarrea consigo un libro en donde escribe y dibuja todo el día. Lo proteje contra todo extraño que quiera leerlo; una vez se puso lívido y sin respiración cuando se dio cuenta que unas niñitas lo estaban leyendo. Cuando le sugerí que si era tan importante y secreto su libro, mejor lo dejara en su casa, me dijo que no, pues escribía por lo menos 400 palabras diarias y lo necesitaba cerca de él. Rafa se pasa todo el día en la biblioteca durante los recreos y después de clases se queda hasta las 6:30 o 7 pm cuando su cuidadora, siempre a las prisas y media enojada, lo viene a buscar.

Pues ese martes me miró y dijo: Ya se me ocurrió algo. ¿la puedo dibujar? Yo asentí con una sonrisa, aunque para mis adentros pensé, qué horror, me va a dibujar como una viejita pelleja, y la verdad de mis días saldrá a la luz. Después de un rato en el que me miraba como Degas cuando dibujaba a sus bailarinas, me mostró su dibujo. Cuál no fue mi sorpresa cuando veo un dibujo de una mujer juvenil con trenzas rubias que no era nada más ni nada menos que la Diosa de la Juventud, con 40.000 años, capaz de hacer envejecer o rejuvenecer al resto de los mortales y cuyo trabajo era gobernar.

 

Cuando Rafa me preguntó qué podía ser él, si héroe o villano y que poderes podría tener, yo le dije que

Rafa y su cuaderno mágico
Rafa y los campos magnéticos

héroe de todas maneras y que su poder podría ser el de la verdad. Me miró escéptico, como pidiendo algo más real. ¿elasticidad? ¿fuego? Nada lo convencía. Finalmente me dijo, ¡ya la tengo! ¡Mi poder será el de los campos magnéticos! Ante mi pregunta de qué significaba eso más concretamente, me respondió que era el poder de crear una esfera alrededor de él, para protegerse de los demás y que nadie lo hiriera. Me quedé pensando si la biblioteca no sería sino que su genuino poder, de crear un campo magnético que lo acoge y donde sabe que nadie le va a hacer daño.

Anuncios

4 comentarios sobre “La diosa de la juventud y los campos magnéticos

  1. Sin duda, para muchos de nosotros no sólo las bibliotecas, si no los libros han sido nuestros propios campos magnéticos hasta que descubrimos que esas mágicas palabras atesoradas a lo largo de los años se han convertido en parte de nosotros y “nos protegen” per se de las dificultades de la vida, o nos ayudan a comprender los por qué de nuestro andar.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así no más es María Elena. Gracias por leerlo. Estoy aún más inspirada después de haber ido a una sesión de trabajo con la Organización del Bachillerato Internacional sobre el papel de las bibliotecas escolares y los bibliotecarios. Una de las cosas que se conversó fue sobre las bibliotecas como espacios de encuentro, seguridad, colaboración y creación y los bibliotecarios como sus agentes de este cambio.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s